Segundo retiro de fondos previsionales: populismo parlamentario - Núm. 1474, Noviembre 2020 - Temas Públicos - Libros y Revistas - VLEX 852187632

Segundo retiro de fondos previsionales: populismo parlamentario

Páginas1-7
TEMAS PÚBLICOS
www.lyd.org
1474 - 1
20 de noviembre de 2020
ISSN 0717-1528
1
SEGUNDO RETIRO DE FONDOS PREVISIONALES:
POPULISMO PARLAMENTARIO
Como era esperable, se está discutiendo en el Congreso Nacional una segunda
reforma constitucional que permite un segundo retiro de recursos de los fondos
de ahorro de pensiones desde las cuentas personales de ahorro previsional. Ya fue
aprobada por la Cámara de Diputados y ahora debe ser votada en la Sala del
Senado, luego de haber sido aprobada en la Comisión de Constitución de dicha
corporación. Quienes apoyaron la modificación constitucional para permitir el
primer retiro, lo hicieron con el argumento de que la crisis económica y social
había golpeado severamente los ingresos de los hogares y que las ayudas que
estaba entregando el Gobierno no habían sido suficientes. Ahora, el segundo
retiro en discusión se plantea con el mismo argumento. Si bien la pandemia ha
tenido un efecto importante en los ingresos de las personas, llama la atención que
Permitir un segundo retiro deja potencialmente a un 35% de los afiliados al sistema de
pensiones sin fondos ahorrados para su jubilación.
En promedio, sumado los efectos de un primer y segundo retiro, los afiliados podrán retirar
un 56% de lo ahorrado en sus cuentas personales. Un 57% (cerca de 4,7 millones) de los
afiliados corresponde a personas que se encuentran cotizando en el sistema, lo que implica
que mantienen un empleo formal.
Al estar ambos retiros exentos del pago de impuesto, el Fisco dejaría de recaudar US$ 3.200
millones, cifra cercana a los US$ 3.400 millones destinados al pago del Ingreso Familiar de
Emergencia, que benefició durante 6 meses a 3 millones de hogares de menores ingresos.
Abrir la puerta a sucesivos retiros de fondos ahorrados para el pago de pensiones nos aleja de
la posibilidad de contar con mejores pensiones. Más bien nos lleva a una situación en que cada
vez más personas sólo podrán acceder a las pensiones financiadas por el Pilar Solidario.
Esta reforma constitucional no sólo vuelve a reafirmar la escasa voluntad política de respetar
nuestra institucionalidad, al utilizar un resquicio constitucional con el propósito de eludir el
espíritu de nuestra Carta Fundamental, sino también instala una peligrosa versión de
populismo parlamentario que sólo se hace cargo de aprobar medidas que gozan de
popularidad, pasando por alto cómo se financian y el impacto que tendrá en las pensiones
actuales y futuras.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba