Sentencia Nº T-573-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 14-02-2020 - Jurisprudencia - VLEX 845533005

Sentencia Nº T-573-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 14-02-2020

Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago
MateriaArt. 2 CT. Sobre actos de discriminación

RIT N° : T-573-2019

RUC N° : 18-4-0176102-3

MATERIA : TUTELA LABORAL Y EN SUBSIDIO DESPIDO INDIRECTO

DEMANDANTE : MARIA CATALINA BONILLA CENTENO

DEMANDADO : COLEGIO SUIZO DE SANTIAGO

***********************************************************************

Santiago, catorce de febrero de dos mil veinte.


VISTOS, OIDOS LOS INTERVINIENTES Y CONSIDERANDO:


PRIMERO: Que comparece MARIA CATALINA BONILLA CENTENO, domiciliada en San Martín N° 65, departamento 1203, comuna de Santiago, quien interpone denuncia en procedimiento de tutela laboral y en subsidio despido indirecto en contra de COLEGIO SUIZO DE SANTIAGO, representada legalmente por Oliver Simón Bär, ambos domiciliados en avenida José Domingo Cañas N° 2206, comuna de Ñuñoa, a fin de que se declare que fue víctima de vulneración de derecho a la integridad física y psíquica a consecuencia de actos de acoso laboral y discriminación y se condene a la demandada al pago de la indemnización del artículo 489 del Código del Trabajo, indemnización sustitutiva del aviso previo, indemnización por años de servicio, recargo, feriado legal, feriado proporcional, indemnización por daño moral, además de las remuneraciones y demás prestaciones derivadas del contrato de trabajo entre la fecha del despido y la convalidación del mismo y cotizaciones de seguridad social reclamadas como asimismo se declare que su contrato muto a indefinido y que la demandada deberá someterse a la capacitación y realizarse la publicación pedida en autos, con reajustes, intereses y costas y en subsidio, se declare que su autodespido se ajustó a derecho y se condene a la demandada al pago de indemnización sustitutiva del aviso previo, indemnización por años de servicio, recargo, feriado legal, feriado proporcional, indemnización por daño moral, además de las remuneraciones y demás prestaciones derivadas del contrato de trabajo entre la fecha del despido y la convalidación del mismo y cotizaciones de seguridad social reclamadas como asimismo se declare que su contrato muto a indefinido, con reajustes, intereses y costas.

Fundando lo anterior expresa que con fecha 15 de diciembre de 2016, celebró contrato de trabajo con la demandada, para comenzar a desempeñarse en calidad de profesora de biología de enseñanza media desde esa misma fecha.

Explica que lo anterior, es sin perjuicio de que su contrato establece en su cláusula séptima que "el trabajador comenzará a prestar sus servicios el día 16 de febrero de 2017, fecha de inicio de la relación laboral para todos los efectos legales”

Añade que asimismo, en el instrumento firmado se establece en la cláusula décimo segunda, que “La obligación de prestar servicios emanada del presente contrato solo podrá cumplirse una vez que el trabajador haya obtenido la visación de residencia correspondiente en Chile o el permiso especial de trabajo para extranjeros con visa en trámite”

Refiere que es necesario señalar, que ninguna de las cláusulas ya transcritas tiene aplicación en su caso, pues como se ha dicho ella comenzó a trabajar el mismo día que se le hizo firmar el instrumento correspondiente. Añade que asimismo, es imposible en los hechos, que se diera cumplimiento a lo establecido en la cláusula séptimo ya citada, puesto que los profesores salen de vacaciones la última semana de diciembre y retornan de éstas la última semana de febrero, por lo que mal podría haber iniciado sus labores en la fecha señalada en esta cláusula, pues el colegio se encuentra cerrado, con su personal de vacaciones y solo con el vigilante.

Explica que por otra parte, al ingresar a trabajar para el colegio denunciado, estaba en posición de su permiso de trabajo, pues ya tenía su permanencia temporaria y estaba aplicando para obtener la permanencia definitiva (había llegado a Chile el año 2015), según se acreditará en la etapa procesal correspondiente, por lo que tampoco podía aplicarse a su respecto lo establecido en la cláusula décimo segunda, precedentemente transcrita.

Alega que a mayor abundamiento, es imprescindible señalar que debido a que en el Colegio Suizo trabajaban varios profesores que tenían dicha nacionalidad y frecuentemente no tienen sus papeles de visa al día, por lo que una práctica usual en el colegio es que sin perjuicio de no estar con sus papeles en regla, comienzan de todas formas a trabajar y el colegio les paga sus remuneraciones en efectivo hasta que cumplen con los requisitos necesarios para que se formalice la relación laboral (por ejemplo, el caso de la profesora suiza Daniela Blatter), lo que en definitiva ocurrió en su situación, pues como estaba aplicando para la permanencia definitiva en chile, las remuneraciones de los días de diciembre y enero, más días de febrero anteriores al 16 de dicho mes fueron pagadas en efectivo, lo que refuerza lo que se ha venido señalando en orden a que su relación laboral partió efectivamente en la fecha de celebración del contrato y no en la fecha que indica la cláusula séptima de dicho instrumento.

Expresa que según se dispuso en su contrato de trabajo, éste tenía vigencia hasta el 28 de febrero de 2018, sin embargo, con fecha 18 de diciembre de 2017 firmó anexo de contrato de trabajo, que tenía vigencia hasta el 15 de febrero de 2019.

Sostiene que la jornada de trabajo a la fecha de término de su relación laboral era de 35,47 horas cronológicas semanales, con una jornada de permanencia mínima equivalente al horario de clases. Agrega que las clases regulares frente a un curso no podían ser inferiores a 28 horas.

Indica que para todos los efectos derivados de la presente demanda, su remuneración ascendía a la suma de $ 2.264.546 (Dos millones doscientos sesenta y cuatro mil quinientos cuarenta y seis), suma a la que se llega considerando que si bien sus liquidaciones de remuneraciones arrojan la suma de $1.188.006, la diferencia entre esta última y aquella que se ha señalado como base precedentemente, se le pagaba en efectivo (lo que era una práctica usual en el colegio), por lo que para todos los efectos derivados de la presente demanda y según se acreditará en su oportunidad procesal correspondiente, deberá tomarse como base la suma de $2.264.546 (meses septiembre, octubre y noviembre de 2018, pues en el mes de diciembre estuve con licencia médica).

Manifiesta que la relación laboral se llevaba con normalidad, salvo algunos contratiempos propios de las labores diarias, hasta que a principios del mes de Mayo del año 2018, comenzó a tener problemas, puesto que el director del colegio Oliver Bar, le solicita reunión para hablar sobre aspectos que le preocupaban a un supuesto Comité Pedagógico del Consejo Directivo, del cual no tenía conocimiento alguno, ni sabía quiénes lo integraban, solo tenía como referencia el nombre de uno de sus supuestos integrantes, don Juan Enrique Pfister. Agrega que en dicha reunión, el señor Sr. Bär le comentó que las personas que integraban este comité estaban preocupadas porque los contenidos enseñados por ella no estaban dentro del marco de lo exigido por el Ministerio de Educación.

Sostiene que frente a esta situación, tomó la decisión de entregar el contenido a los alumnos(as), de manera física y no de forma virtual, mismas que entregaba también material de trabajo y guías, ya que anteriormente se facilitaban tanto físicas como de manera virtual, todo ello comunicado con anticipación al director Sr. BAR, quien estuvo de acuerdo con su decisión.

Añade que en el mes de junio de 2018, el director del colegio, Sr. Bar, le comentó que quería hacer un intercambio con profesores de los Colegios Suizos de Latinoamérica, por lo que al encontrar interesante la idea, se puso a trabajar en eso y preparó todo para llevarlo a cabo y así fue como realizó un proyecto para traer a Chile a un profesor del Colegio Suizo de Bogotá, Sr. Raúl Cubillos, quien visitó chile durante la primera semana de octubre del 2018 (desde el 01 al 07 de octubre de 2018) y se quedó en su casa durante esos días e incluso extendió un correo de agradecimiento por la oportunidad de visitar el Colegio Suizo de Chile, indicando además que había quedado impresionado con la calidad de sus clases, pues las tuvo que presenciar.

Refiere que la idea de este proyecto, aprobado por el director de muy buena manera y que incluso reconoció tal circunstancia durante la Investigación efectuada por la Inspección del Trabajo, era que con posterioridad a la visita del profesor colombiano a Chile, ella fuera a visitar Colegio Suizo de Bogotá desde el 25 de enero al 10 de febrero de 2019, para presenciar las clases que en él se impartían a los alumnos e intercambiar experiencias.

Expone que pasado el tiempo de la reunión ocurrida en el mes de mayo de 2018 y sin recibir alguna queja, reclamo y/o amonestación de parte de su empleador o de algún consejo de apoderados, con fecha 15 de octubre de 2018, nuevamente el director Sr. Bar le citó a una reunión al finalizar su jornada de trabajo y en ella le indicó nuevamente que el supuesto Comité Pedagógico de Consejo Directivo, tenía una carpeta con todos los errores conceptuales que ella supuestamente cometía dentro de sus clases; ante esta afirmación, le pidió que le mostrara la carpeta de la que hablaba, pero le indicó que eso no era posible, agregando que no podía hacer nada al respecto debido a que él era profesor de economía y que de conceptos en biología no sabía nada; además le señalo que uno de los miembros del comité era médico (sin decir nombre), y que por ende sabía de biología. Agrega que en esa...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR