Sentencia Nº O-963-2020 de Juzgado de Letras del Trabajo de Temuco, 16-04-2021 - Jurisprudencia - VLEX 868393438

Sentencia Nº O-963-2020 de Juzgado de Letras del Trabajo de Temuco, 16-04-2021

EmisorJuzgado de Letras del Trabajo de Temuco
Fecha16 Abril 2021
MateriaReajustes e intereses

Temuco, dieciséis de abril de dos mil veintiuno.


VISTOS, OIDOSY TENIENDO PRESENTE

PRIMERO: Que en la presente causa Rit O-963-20, comparece Esteban Brito Martínez, abogado, en representación judicial de don PATRICIO GERMÁN ARIAS SOBARZO, visitador médico, domiciliado en Antifil 0167, Temuco, y deduce demanda por despido injustificado, indebido o improcedente y cobro de prestaciones e indemnizaciones en Procedimiento de Aplicación General en contra de LABORATORIO PRATER S.A., sociedad del giro de su denominación, representada por don Juan Domingo Maldonado Morales, ignora profesión u oficio, o de conformidad al artículo 4o inciso 1o del Código del Trabajo por quien haga las veces de gerente, administrador o la persona que ejerza funciones de dirección o administración por cuenta o representación de la sociedad ejecutada, ambos domiciliados en Pedro Aguirre Cerda 5291, Cerrillos Santiago, a fin de que se condene a las prestaciones que se señalan y los recargos respectivos.

SEGUNDO: Expone el actor que el 10 de junio de 1996 comenzó a prestar servicios para la demandada en las labores de visitador médico.

El día 08 de mayo de 2020 fue notificado por su ex empleador que se le ponía término a la relación laboral a partir del 08 de mayo del año 2020, invocándose la causal de necesidades de la empresa del artículo 161 del Código del Trabajo

Que la demandada no dio cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 177 inciso

1o del Código del Trabajo, toda vez que transcurrido el plazo de 10 días no había puesto el finiquito ni dispuesto su pago a disposición del trabajador.

Por lo anterior, se inició causa de cobranza laboral ante este mismo Tribunal en causa RIT J-112-2020, en la cual se pagaron por indemnización por años de servicio la suma de $ 12.380.005 y sustitutiva aviso previo la suma de $ 1.125.455, montos ofertados en la carta de despido y consignados en liquidación practicada por el Tribunal en la causa ejecutiva.

Sin embargo, es menester señalar que no se le hizo pago de otras prestaciones laborales como el feriado pendiente (3,88 días) por $ 118.158 y feriado proporcional (8,75) por $ 266.464. Además, se le hizo un descuento de $ 2.817.124 por concepto de AFC.

Mediante comunicación de fecha 08 de mayo del año 2020, su representado

es notificado por el empleador que se ha resuelto poner término al contrato de trabajo a contar del 08 de mayo del año 2020, invocando la causal del artículo 161 inciso 1o del Código del Trabajo, estos es “Necesidades de la Empresa”.

La carta señala:

El fundamento de la causal invocada es la reestructuración que se realiza en la empresa, a la luz de los efectos derivados de la pandemia denominada COVID 19, y el estado de catástrofe impuesto en nuestro país.

La referida reestructuración a llevarse a cabo en su área de trabajo, obedece a un proceso de reorganización completa de los recursos técnicos y humanos que operan y laboran en ella, lo cual redunda en una optimización importante de costos operacionales para la compañía, los cuales involucran necesariamente la reducción de personal.

El proceso de reorganización antes comentado, dice directa relación con una racionalización de los costos de mano de obra, y de recursos humanos que la empresa debe adoptar para su permanencia en el mercado y resulta completamente necesario e imperioso para la subsistencia en el mercado de la compañía, debido a los complejos meses que se están viviendo y los que se aproximan producto de la crisis sanitaria por el Covid-19 actualmente en curso.

Habida consideración de lo expuesto se concluye que efectivamente la empresa justifica en los hechos la invocación de la causal de necesidades de la empresa en variables y hechos graves, objetivos y permanentes.

Graves, desde el momento en que la decisión de desvinculación es la única salida que tiene la empresa para poder reducir sus costos operacionales y de mano de obra, que permita su subsistencia en el mercado, y por otro lado, el cumplimiento de sus obligaciones laborales (con los trabajadores que permanecen en la compañía) y de sus obligaciones civiles ya contraídas.

Objetivas, por cuanto se pueden verificar esencialmente a la luz de hechos públicos y notorios.

Permanentes, o a lo menos indeterminadas en cuanto a su duración, con incertidumbre de cuando van a cesar.

Como usted ha podido darse cuenta, las tareas por las cuales fue contratado, esto es, dar a conocer nuestros productos en sus distintas especialidades, reforzar campanas estacionales, nuestros productos, etc., no se realizan y no hay certidumbre si en el futuro cercano se realizarán.”

Se informa en la carta de despido que las indemnizaciones a que tiene derecho su representado son las siguientes:

Indemnización por años de servicio $ 12.380.005

Indemnización sustitutiva de aviso previo por $ 1.125.455

Feriado Pendiente (3,88 días) por $ 118.158

Feriado proporcional (8,75 días) por $ 266.464

A su vez, se descuenta el aporte del empleador al AFC que asciende a $ 2.817.124

TOTAL A PAGAR: $ 11.072.958. Este monto fue pagado en causa RIT J- 112-2020 del Juzgado de Letras de Temuco.

La causal invocada por el empleador es objetiva. Pues bien, al tratarse de una causal objetiva, para que el despido sea procedente debe darse el elemento de ajenidad (ajeno a la voluntad del empleador) y la concurrencia de condiciones graves y permanentes en la empresa para que se ponga término al contrato, elementos que están ausentes en los hechos descritos en la carta notificada por el empleador y que motivan esta reclamación judicial.

Es pacifico en la doctrina y la jurisprudencia que la causal del artículo 161 inciso 1o del Código del Trabajo debe fundarse en hechos objetivos que haga inevitable la separación de uno o más trabajadores, y que en definitiva no sea la sola voluntad unilateral y discrecional del empleador la que ponga término a la relación laboral. La jurisprudencia sentada en la materia enfatiza el criterio que “la aplicación de esta causal debe ser estricta, con el objeto de no menoscabar la estabilidad en el empleo, principio que el derecho laboral protege [...]”. Por lo tanto, es dable sostener que esta causal dice relación con circunstancias graves o irremediables en que se encuentra el empleador, que tienen su origen en el funcionamiento mismo de la empresa o en la economía, más no en elementos subjetivos invocados por Prater.

Pues bien, de la lectura de la carta de aviso se desprende inequívocamente que los hechos invocados carecen de la objetividad y fundamentación exigida por el legislador, toda vez que la situación fáctica fundante de la desvinculación se expone en la misiva en forma somera, ambigua, casi abstracta, sin que se explicara ni demostrara que los servicios de su representado ya no eran necesarios y que concurrían las circunstancias del artículo 161 inciso 1o del Código del Trabajo.

De otra parte, la carta no contiene en forma pormenorizada los hechos y las razones del despido. La jurisprudencia ha sido conteste en señalar que la manera en que se deben indicar los hechos en la carta debe ser en forma detallada, ya que de otra forma, el empleador no cumpliría con todas la exigencias legales. ¿Por qué se exige que los hechos sean detallados? Esta disquisición no es antojadiza, toda vez que al exponer en forma detallada los hechos que motivan la desvinculación (basados obviamente en hechos objetivos) permiten que el trabajador primero, y luego el juez, puedan decidir si los hechos invocados justifican o no la causal, o si la decisión del empleador es una arbitrariedad. Además, la exigencia legal de detallar los hechos en que se funda la causal es ineludible para el empleador, atendida la naturaleza del proceso laboral en que el trabajador solo cuenta con la oportunidad de la demanda para controvertir los fundamentos del despido, de modo que la comunicación que no detalla los hechos produce la indefensión del trabajador, como en el caso de autos.

Cita artículo 161 y 168 del Código del Trabajo

Es un hecho que su representado comenzó su relación laboral con la demandada de autos el día 10 de junio del año 1996 y que fue desvinculado el día 08 de mayo del año 2020.

Que a la fecha del despido, y conforme al artículo 172 del Código del Trabajo, percibía una remuneración mensual ascendente a $ 1.125.455.

Que conforme a lo razonado en el cuerpo de este escrito, el despido de su representado es improcedente, indebido y carente de justificación, toda vez que no se dio cumplimiento a los requerimientos legales para que ello ocurriera, ya que fácticamente se invocó una causal objetiva-estricta, sin embargo el empleador en su aviso de despido invocó hechos que carecen de la objetividad y fundamentación exigida por el legislador, basándose en explicaciones ambiguas y someras y no los detalló en forma pormenorizada, exigencia del legislador y ratificado por la Excma. Corte Suprema (Recurso Unificación 4885-2015).

Alega la improcedencia del descuento aporte afc realizado por el empleador

A su representado se le ha efectuado un descuento por AFC ascendente a la suma de $ 2.817.124 que es totalmente improcedente.

En efecto, la jurisprudencia reiterada de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Temuco y de la Excelentísima Corte Suprema en causa rol 2778-2015 en recurso de unificación de jurisprudencia, han estimado que el descuento solamente es susceptible de invocarse cuando las causales del artículo 161 son justificadas, imperando un criterio pro-trabajador y de justicia.

En efecto, si bien la ley...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR