Sentencia Nº O-69-2019 de 1° Juzgado de Letras de Linares, 17-03-2021 - Jurisprudencia - VLEX 868401474

Sentencia Nº O-69-2019 de 1° Juzgado de Letras de Linares, 17-03-2021

Emisor1° Juzgado de Letras de Linares
MateriaAccidentes del trabajo y enfermedades profesionales

Linares, diecisiete de marzo de dos mil veintiuno



Causa

RUC: 19-4-0222979-1

RIT O-69-2019

Materia

Accidente del Trabajo

Código L001

Procedimiento

Aplicación general


Demandante

Gerardo María Valdés Orellana

Rut 7.446.092-5

Abogados

Carlos Eyzaguirre Valderas

Rommi Flores Vigouroux

Rut 7.988.550-9

Rut 8.800.053-6

Demandado

Agricola Uni Agri Yerbas Buenas Spa

Rut 79.996.920-3

Rep. Legal

César Montero Marchant

Rut 7.556.515-1

Abogados

Santiago Doña Vial

Benjamín Iturrieta Errázuriz

Carolina Lira Cruz

Margarita Riveaux García-Huidobro

Rut 14.442.787-4

Rut 18.169.491-2

Rut 18.018.326-4

Rut 16.939.863-1

Ingreso

09/10/2019


Aud. Juicio

07/10/2020, 02/12/2020, 11/02/2021 y 24/02/2021



VISTO, OÍDO Y CONSIDERANDO.

Primero: Partes del juicio. Que son partes en este juicio laboral, sobre Accidente del Trabajo, RUC N° 19-4-0222979-1, RIT O-69-2019, del Primer Juzgado de Letras de Linares, don Gerardo María Valdés Orellana, RUT 7.446.092-5, Trabajador Agrícola, domicilio para estos efectos en Dr. Sotero del Río 541, Of. 719, Santiago, como demandante; Agricola Uni Agri Yerbas Buenas Spa, RUT 79.996.920-3, representada legalmente por don César Montero Marchant, ambos domiciliados en Fundo Santa Elena s/n, Santa Elena, Linares, como demandado.

Segundo: Demanda. Comparece don Carlos Eyzaguirre Valderas, Abogado en representación convencional de don Gerardo María Valdés Orellana, quien de conformidad a lo establecido en los artículos 446 y siguientes del Código del Trabajo y de la Ley 16.744, interpone demanda laboral en Procedimiento de Aplicación General, por cobro de indemnizaciones derivadas de accidente del trabajo, en contra de Agricola Uni Agri Yerbas Buenas Spa, giro de su denominación, representada legalmente en virtud del artículo 4° del Código del Trabajo por don César Montero Marchant, con el fin de que declare:

1. Que su mandante sufrió un accidente del trabajo, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 5° de la Ley N° 16.744, con fecha 18 de Marzo de 2019;

2. Que dicho accidente fue provocado por la negligencia y falta del deber de seguridad y de cuidado por parte de la demandada Agrícola Uni Agri Yerbas Buenas Spa, en tanto empleadora del actor, por cuanto la demandada ha incumplido lo dispuesto en el artículo 184 del Código del Trabajo y en el contenido ético-jurídico del contrato de trabajo suscrito entre las partes, en lo que dice relación con el incumplimiento, por parte de la demandada del deber de cuidado y protección de la vida y salud del trabajador;

3. Que se condena a Agricola Uni Agri Yerbas Buenas Spa al pago de la indemnización de daño moral que se señalará en la parte petitoria del libelo, o a aquella que se determine procedente; ello con los reajustes e intereses legales y, según corresponda, con expresa condenación en costas.

1. Los Hechos.

1.1. Antecedentes Fácticos: La relación laboral del Sr. Valdés con Agricola Uni Agri Yerbas Buenas Spa, comenzó el 18 de Febrero de 2019, con cargo descrito como Trabajador Agrícola, en las dependencias de la empresa ubicadas en el fundo Santa Elena s/n, Linares.

La jornada laboral pactada distribuida de lunes a sábado, de 7:00 horas., hasta las 15:30 horas., recibiendo una remuneración mensual de $310.000.- aproximadamente.

1.2. El Accidente: El lunes 18 de marzo de 2019, don Gerardo Valdés Orellana, cumplía su jornada habitual de trabajo en la empresa agraria, que lo había contratado apenas un mes antes, como trabajador agrícola, para realizar labores, en Fundo Salta Elena, ubicado en Linares, en la faena denominada “royal gala”.

El día del accidente, a eso de las 9.25 am, se encontraba cerca del punto de acopio de frutas, para retirar las escaleras con las que iban a trabajar esa jornada. Ese día, cuando don Gerardo y sus compañeros se acercan al lugar, todavía no había llegado el tractor con las escaleras (normalmente ya estaba en el lugar con las escaleras desamarradas) y cuando llegó, sus compañeros se ponen a desamarrar las escaleras (había apuro para empezar a trabajar, dado el atraso y la circunstancia que habían pagos por “trato”), que iban amarradas con dos piolas elasticadas con un gancho metálico (uno adelante y otro atrás).

Al realizar el desamarre (un compañero, por el otro lado) una de estas piolas elasticadas, se desprende repentinamente, golpeando el gancho metálico en el ojo derecho de don Gerardo.

Tras el accidente en primera instancia, fue derivado hasta el Hospital Regional, lugar en que le otorgan, las primeras atenciones. Pero posteriormente fue trasladado, hasta el hospital del trabajador de la ciudad de Santiago, en donde, el personal médico, al efectuarle los primeros exámenes en su ojo derecho, le detectan por ejemplo, un hematoma periocular, dilatación pupilar, hemorragia subconjuntival, opacidad corneal y midriasis (dilación anormal de la pupila con inmovilidad del iris). Por lo que el médico tratante, en ese momento, le indica, una antibioterapia y su inmediata hospitalización. Además, ese mismo día, lo llevan a pabellón y le realizan una intervención quirúrgica, para suturar la lesión conjuntival (finalmente perdió totalmente la visión de su ojo derecho).

El accidente se produce por varios factores imputables a la parte demandada. En primero lugar, falta de procedimientos de trabajo seguro, la empresa no cumplía eficientemente con protocolos de trabajo para este tipo de tareas agrícolas, aumentando el riesgo de accidente. No había ningún tipo de formalidad en los procedimientos de trabajo, todo se hacía de forma artesanal, e improvisaba por lo que el accidente, paso a ser una consecuencia inevitable, ya que no se tomó ninguna medida de seguridad, en la ejecución de la tarea solicitada.

En segundo lugar, falta de capacitación. Los trabajadores no fueron capacitados para desmontar las escaleras de sus amarres y del camión, labor ajena a las tareas agrícolas y cuyos riesgos no les fueron advertidos. Por otro lado, denota una falta de supervisión por parte de la empresa.

En tercer lugar, faltaban elementos de protección personal adecuados. Don Gerardo, no contaba con elementos de protección, para evitar el incidente, como antiparras de seguridad, cuya utilización habría evitado el accidente.

Por todo esto, concluye que estas lesiones fueron causadas por el evidente descuido de la empresa llamada a proteger la integridad de los trabajadores; creando el riesgo, al permitir que se trabajara en las condiciones antes descritas, sin existir las condiciones mínimas de seguridad, sin elementos de protección personal adecuados, sin supervisión directa y sin procedimiento de trabajo seguro, en definitiva una grave falta de organización y planificación en las tareas ejecutadas por parte de la empresa.

1.3 Lesiones Sufridas (Físicas y Psíquicas): El Hospital del Trabajador, calificó el siniestro como accidente de trabajo y le otorgó a su representado, las prestaciones y beneficios que contempla la ley.

El diagnóstico de la grave lesión, en su ojo derecho fue: Herida penetrante ocular derecha, con compromiso escleral; Contusión ocular severa

Las secuelas del accidente son: Dolor crónico; Pérdida total de visión (ojo derecho); y Depresión post traumático.

Resulta manifiesto, que en atención a lo descrito la vida cotidiana de su mandate fue sustancialmente afectada, tanto por los dolores que ha debido soportar en el proceso de recuperación; sino que, además de estos perjuicios, el accidente le ha generado cuadros depresivos y de angustia – que incluso la han llevado a requerir un tratamiento psiquiátrica, impidiendo que retome su vida con normalidad en el ámbito laboral y personal.

2. El Derecho.

2.1 De la Responsabilidad del Empleador: La responsabilidad objetiva de la parte demandada Agrícola Uni Agri Yerbas Buenas Spa, en el accidente laboral materia de autos se encuentra claramente configurada, a la luz de la descripción fáctica detallada en los párrafos precedentes. Del análisis de los hechos latamente descritos, se puede colegir el accionar culposo, negligente e imprudente, de la empresa demandada.

En efecto, la demandada no entregó a la víctima las condiciones mínimas de seguridad para el desempeño del trabajo que le era encomendado, ni tampoco se ocuparon en fiscalizar el cumplimiento de las disposiciones reglamentarias tendientes a brindar la protección a los trabajadores.

De esta suerte, queda clara la responsabilidad objetiva de la demandada tanto en el accidente de marras, como en las consecuencias directas del mismo; desde que no entregó a la víctima las condiciones mínimas para garantizar su vida e integridad física y síquica. En tal sentido, cita el artículo 184 del Código de Trabajo.

Cita jurisprudencia (Corte de Apelaciones de San Miguel, 23 de Mayo de 2001. Revista de Derecho y Jurisprudencia, Tomo 98, sección 3º, páginas 103 y siguientes; Fallos Iltma. Corte de Apelaciones de Santiago de fechas 25 de Noviembre de 1998, 19 de Enero de 1999, 30 de Diciembre de 1999. 17 de Enero de 2000, Gaceta Jurídica Números 221, 223, 234 y 235; Corte de Apelaciones de Santiago 30 de Diciembre de 1999, Gaceta Jurídica Nº...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR