Sentencia Nº O-43-2019 de Juzgado de Letras de Molina, 13-07-2020 - Jurisprudencia - VLEX 850670804

Sentencia Nº O-43-2019 de Juzgado de Letras de Molina, 13-07-2020

EmisorJuzgado de Letras de Molina
Fecha13 Julio 2020
MateriaReajustes e intereses

JUZGADO DE LETRAS CON COMPETENCIA EN FAMILIA Y LABORAL MOLINA

Causa : RIT : O-43-2019

RUC: 19-4-0203166-5

Materia : Indemnización por accidente del trabajo

Demandante : LUIS MAURICIO QUEZADA QUEZADA

Demandado : CENTRAL FRUTICOLA LONTUE S.P.A. ****************************************************************************

MOLINA, TRECE DE JULIO DE DOS MIL VEINTE.-

VISTO, OÍDO Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que, con fecha 11 de julio de 2019, comparece doña CAMILA ORTIZ TRONCOSO, Abogada, R.U.N 17.013.507-5, en representación convencional según mandato judicial, por don LUIS MAURICIO QUEZADA QUEZADA, chileno, cédula nacional de identidad N° 12.606.123-4, profesión u oficio OPERADOR ambos domiciliados para estos efectos en AHUMADA N° 131, COMUNA DE SANTIAGO, quien deduce demanda en juicio ordinario de Indemnización de Perjuicios por Accidente del Trabajo, en procedimiento de aplicación general en contra de su ex empleador CENTRAL FRUTICOLA LONTUE S.P.A., R.U.T. 76.957.647-9, representada legalmente por don AGUSTIN ANTONIO URRA COFRE, R.U.N. 12.545.548-4, Gerente General, o por quien sus derechos represente, de conformidad con el art. 4° del Código del Trabajo, ambos domiciliados para estos efectos en LONGITUDINAL SUR KM 200, Lontué, comuna de Molina, a objeto de que se efectúen las declaraciones que pide, y en consecuencia se condene a la demandada al pago de la indemnización que se solicita, por los fundamentos que relata:

Indica que don LUIS QUEZADA, comenzó a prestar servicios para la empresa demandada bajo vínculo de subordinación y dependencia, en virtud de un contrato de trabajo por faena de fecha 22 DE MARZO DE 2019.

La función para la que fue contratado fue la de ARMADOR DE CAJAS, en donde según consta en su contrato de trabajo; “PRIMERO: El trabajador de temporada se compromete y obliga a ejecutar el trabajo de ARMADOR DE CAJAS, durante la faena de EMBALAJE DE MANZANAS PARA LA EXPORTACION FRIO CONVENCIONAL TEMPORADA 2019…”

De acuerdo a lo establecido en su contrato de trabajo, su jornada laboral constaba de 45 horas semanales distribuidas de lunes a viernes de 07.00 a 17.00 horas. La última remuneración mensual, asciende a la suma de $301.000.- (trecientos mil pesos).

Con fecha 24 de mayo de 2019, gozando de su licencia médica se le pone término a su contrato de trabajo, por la causal del artículo 159 n° 5 “Conclusión del trabajo que dio origen el contrato”, firmado por el actor, el 27 de junio del presente año. Dicho finiquito no contiene clausula alguna que renuncia a las acciones de accidente del trabajo.

En cuanto a las CIRCUNSTANCIAS DEL ACCIDENTE DEL TRABAJO, el día 05 de abril del año 2019, don Luis Quezada como era de costumbre ingresó a trabajar en las dependencias de la demandada ubicadas en LONGITUDINAL SUR KM 200, sector de Lontué. A las 11.00 horas aproximadamente, don Luis Quezada mientras cumplía sus funciones de armado de cajas de cartón, este proceso se realiza a través de una maquinaria industrial de manera manual, una vez armadas se utilizaban para transportar manzanas. Estas cajas se posicionan sobre unas cintas que avanzan por cadenas hasta llegar al otro extremo de la maquinaria para ser sellada, siendo recibidas por otro compañero.

El accidente laboral se produce cuando el actor, posiciona y arrastra hacia la máquina la caja, en ese momento es atrapado su guante que comienza a romperse producto de la fuerza del movimiento de las cadenas, cuando sus compañeros observan esta situación de inmediato detienen la maquinaria.

Mientras sus compañeros llamaban a sus supervisores, don Luis se percata que la lesión sufrida es grave al ver caer un pedazo de su guante junto con la pérdida de sustancia del dedo medio de su mano derecha.

Atendido a la gravedad de su lesión, es trasladado rápidamente a la Asociación Chilena de Seguridad de la ciudad de Curicó, donde realizaron los primeros auxilios correspondientes. Luego es trasladado a la ACHS de Talca.

A mayor abundamiento, es necesario mencionar que el accidente laboral se produce por la deficiente seguridad de la maquinaria que utilizaban el actor, no contenían sus rejas de seguridad para evitar el riesgo de atrapamiento. Estas rejas ponen un límite a la distancia que los trabajadores deben manipular el proceso de armado de cajas.

En las imágenes que incorpora en su demanda indica que se aprecia que la maquinaria antes del accidente laboral, no tiene ningún tipo de seguridad, luego del accidente y por recomendación de las instituciones de seguridad, le exigen que las maquinarias tengan las protecciones adecuadas, y así evitar un accidente laboral de mayor magnitud.

En cuanto a los DAÑOS FISICOS, PSIQUICOS Y MORALES, luego del accidente laboral, el demandante fue atendido en la ASOCIACIÓN CHILENA DE SEGURIDAD quien calificó este siniestro como un accidente del trabajo, otorgándole las prestaciones médicas de rigor y proporcionándole los subsidios por incapacidad laboral que franquea la Ley Nº16.744.

Producto del accidente laboral sufrido el actor padece las siguientes lesiones físicas como indicarían sus documentos médicos:

1. FRACTURA FALANGE DISTAL ABIERTA

2. AMPUTACION TRAUMATICA DE DEDO DE LA MANO DERECHA (EXCEPTO PULGAR)

El mismo 05 de abril, el médico tratante decide realizar la primera intervención quirúrgica que consistió básicamente en la reconstrucción de su dedo medio de la mano derecha con la finalidad de no ser amputado de forma completa.

Dos meses después, con fecha 14 de junio del presente año, se le realiza una nueva cirugía específicamente una escarectomia, la que consistió en sacar todo el tejido muerto que se encontraba en el dedo medio de la mano derecha, para evitar posibles infecciones.

Según el control médico de fecha de creación 14 de junio de 2019 de la Asociación Chilena de Seguridad, establece que “el paciente es derivado por evolución tórpida de su operación”, lo que nos da cuenta de que a la fecha no ha tenido mayor recuperación de su lesión, lo que impide que realice su vida con normalidad hasta como era antes del accidente laboral ya relatado.

Alega que la demandada no tomó las medidas de seguridad correspondientes para evitar este tipo de accidentes, lo que traerá consecuencias graves para su representado a futuro, a pesar de que su empleador sí le hizo entrega de elementos de protección personal, no existía supervisión directa, ni se evaluaron los riesgos de los lugares donde debían realizar sus funciones, por lo que en esa oportunidad debió trabajar en un lugar inseguro, como lamentando el accidente laboral.

Durante el periodo transcurrido entre el accidente laboral y la interposición de la presente demanda, su representado ha estado en reposo y ha debido iniciar un intenso proceso de terapias, tanto físicas como psicológicas y controles médicos. Las graves lesiones a causa del accidente laboral que sufrió le han significado limitaciones de movilidad, fuerza y motricidad fina, por la que ha requerido permanente ayuda de parte de sus más cercanos para que lo apoyen en la realización de las tareas más básicas y cotidianas; lo que le produce vergüenza, impotencia y un permanente estado de irritabilidad que afecta principalmente su relación con su pequeña hija de tan solo cinco años.

El accidente laboral ha generado un radical cambio de vida para su cliente, esta situación lo obligó a modificar absolutamente su rutina diaria tanto laboral como recreativa, no puede jugar con su pequeña hija hasta como era antes del accidente laboral, tareas básicas como peinarse y lavarse los dientes, han sido actividades que ha debido aprender a realizar nuevamente.

Afirma que su representado también ha sido víctima de un perjuicio de agrado en todos los ámbitos de su vida, pues estas lesiones lo han privado de las diversas satisfacciones de orden social y mundano que normalmente benefician a una persona de su edad, como en este caso compartir con su pequeña hija, participar de su crianza. Lo que ha derivado en estados anímicos depresivos constantes.

El accidente laboral relatado, da cuenta de la falta total y temeraria de cuidados y medidas de seguridad por parte de la demandada CENTRAL FRUTICOLA LONTUE SPA., no contaban con supervisión directa permanente, no se efectuó un análisis de riesgos para los distintos lugares donde debían trabajar, no se les instruyó de procedimientos de trabajo y la maquinaria que manipulaban no contaban con las protecciones (rejas) adecuadas. Si bien los trabajadores se les obligaban al inicio de la jornada a firmar un documento en donde acreditaban la realización y participación de las charlas en materia de prevención de riesgos y autocuidado, jamás se realizaron.

Es absolutamente previsible para las empresas de la envergadura de la demandada, que cualquier persona que trabaje en estas condiciones inseguras, pueda sufrir esta suerte de accidentes del trabajo con los resultados gravosos que hoy aquejan a su representado, quién durante este tiempo ha debido aprender a realizar toda suerte de tareas físicas que realizaba sin problemas antes del accidente laboral de autos.

Este accidente fue causado porque la demandada infringió la obligación de seguridad y deber de protección que mantiene para con sus trabajadores independientemente de su experiencia, la cual le impone al empleador, extendiéndose hasta las empresas mandantes en su caso, conforme al artículo 184 del Código del Trabajo.

Indica que en el caso de su representado, la demandada no tomó las medidas adecuadas de protección, pues el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR