Sentencia Nº O-42-2020 de 2do Juzgado de Letras de Talagante, 17-05-2021 - Jurisprudencia - VLEX 868239540

Sentencia Nº O-42-2020 de 2do Juzgado de Letras de Talagante, 17-05-2021

Emisor2do Juzgado de Letras de Talagante
MateriaNulidad del despido

Talagante, diecisiete de mayo de dos mil veintiuno

VISTOS, OÍDOS Y TENIENDO PRESENTE:

Que, con fecha 01 de agosto de 2020, comparece don José Miranda Calderón, ingeniero en industria, y doña Carolina Gutiérrez Erazo, cesante, en ambos domiciliados en Santa Beatriz N°100, oficina 404, comuna de Providencia, Región Metropolitana, quienes deducen en lo principal demanda en procedimiento ordinario de despido injustificado, nulidad del despido y cobro de prestaciones indemnizaciones en contra de su ex empleadora Fábrica y Maestranzas del Ejército, RUT N°61.105.000-3, representada legalmente por don Eduardo Estrada Romero, ambos domiciliados en Manuel Rodríguez N°2, comuna de Talagante, Región Metropolitana, en razón circunstanciada de hechos y los fundamentos de derecho que expone.

Que, con fecha 04 de noviembre de 2020, comparece don José Francisco Acevedo Alliende, abogado, en representación de la demandada, quien contesta la demanda deducida en autos.

Que, con fecha 11 de noviembre de 2020, se llevó a cabo la Audiencia Preparatoria, se resolvió la excepción de incompetencia absoluta, rechazándola, se llamó a las partes a conciliación, la que no se produjo; se recibió la causa a prueba y se ofreció esta y se citó a las partes a la audiencia de juicio.

Que con fecha 27 de abril de 2021, se realizó la audiencia de juicio, con la comparecencia de ambas partes, se procedió a incorporar la prueba ofrecida por las partes en la audiencia preparatoria, se efectuaron las observaciones a la prueba rendida y se fijó como fecha y hora para la dictación de la sentencia el día 17 de mayo de 2021.

CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que, con fecha 01 de agosto de 2020, comparecen los demandantes de autos, y deducen en lo principal demanda en procedimiento ordinario de despido injustificado, nulidad del despido y cobro de prestaciones e indemnizaciones, en contra de su ex empleadora FÁBRICA Y MAESTRANZAS DEL EJÉRCITO, ya individualizada. Lo anterior, conforme a la relación circunstanciada de los hechos y fundamentos de derecho que expone.

Señalan quienes comparecen que trabajaron bajo vínculo de subordinación y dependencia, por medio de contrato de trabajo respecto de la demandada de autos.

Respecto de don José Miranda Calderón, indica que fue contratado por la demandada el día 02 de enero del año 2013, para desempeñar la labor correspondiente al cargo N°4601, con el grado G, bajo la denominación “Jefe de Sección Nivel Uno”, en Gerencia de Ventas y Marketing. Agrega que su jornada de trabajo fue establecida en el número 2 del contrato de trabajo, de 45 horas semanales. Señala que, su remuneración mensual fue establecida en el número 4 del referido contrato, con un sueldo base, gratificación anual, 25% de asignación profesional y 2,5% de bonificación profesional extraordinaria. Añade que, para el año 2020, su remuneración se encontraba compuesta además de trienios, colación y movilización estándar, ascendiendo la última de ellas a la suma de $1.610.474 y que su contrato tenía el carácter de indefinido, conforme a su numeral 12.

Respecto de doña Carolina Gutiérrez Erazo, indica que fue contratada por la demandada el día 01 de marzo del año 2017, para desempeñar la labor correspondiente al cargo N° 2801, con el grado K, bajo la denominación “Encargado de Contabilidad Nivel Uno”, en el Departamento Contabilidad. Indica que su jornada de trabajo fue establecida en el número 2 del contrato de trabajo y que su remuneración mensual fue establecida en el número 4 del referido contrato, con un sueldo base, gratificación anual, transporte y alimentación. Agrega que, para el año 2020 su remuneración se encontraba compuesta además de trienios, ascendiendo la última de ellas a la suma de $625.475 y que su contrato tenía el carácter de indefinido, conforme a su numeral 12.

Indican que el día 17 de junio de 2020, don Carlos Flores Leiva, Gerente de Recursos Humanos, los citó a una reunión, por separado, para informarles que FAMAE había decidido poner término a sus contratos de trabajo a contar del día 17 de julio del presente año, entregándoles al efecto una carta, la cual consigna: “Comunico a Ud., que en uso de las facultades concedidas a la Dirección de FAMAE, conforme al D.L. 3.643 de 1980, se ha decidido poner término a sus servicios en éstas Fábricas, a partir del 17 de julio de 2020. El Gerente que suscribe agradece sus servicios prestados, los que fueron un gran aporte para esta empresa.”

Sostienen que, las mencionadas cartas no contienen causal, ni las especificaciones concretas que motivaron la desvinculación, el estado de las cotizaciones previsionales, ni el detalle del monto que les corresponde de acuerdo con la legislación laboral por indemnización por años de servicio.

En cuanto al derecho, señalan que previo al análisis, resulta significativo indicar que FAMAE forma parte de las llamadas “Empresas del Estado”, por lo tanto, sus empleados civiles son considerados "funcionarios públicos" que trabajan en uno de los organismos integrantes de la Administración del Estado pero que, a pesar de ello, son regidos en su relación laboral por el Código del Trabajo. Como ejemplo de otras Empresas del Estado, todas cuyos trabajadores se rigen por el Código del Trabajo, son las siguientes Empresas:

  • En el rubro castrense: Astilleros y Maestranza de la Armada (ASMAR) y Empresa Nacional de Aeronáutica (ENAER).

  • En el rubro minero: Corporación Nacional del Cobre de Chile (CODELCO), Empresa Nacional de Minería (ENAMI) y Empresa Nacional del Petróleo (ENAP).

  • Del rubro transporte: de personas, Ferrocarriles del Estado de Chile (FF.CC.) y de correspondencia, Empresa de Correos de Chile.

  • En el rubro bancario: Banco del Estado.

  • En el rubro cultural: Empresa de Televisión Nacional (TVN).

  • Del rubro portuario: las Empresas Portuarias administradoras de los diversos puertos del país.

Agregan que, FAMAE se encuentra regulada por el Decreto con Fuerza de Ley N°233 de 1953, Ley Orgánica de Fábricas y Maestranzas del Ejército, la cual señala que es una Corporación de Derecho Público y que goza de personalidad jurídica, administración autónoma y de patrimonio propio. No obstante, dicho cuerpo normativo no se refiere o regula a su personal, y tampoco existe algún estatuto de personal específico, especializado y propio que rija a sus trabajadores.

Sostienen que, el Decreto Ley N°2.067 del año 1977, que establece normas sobre remuneraciones y beneficios previsionales del personal de FAMAE, señala en cuanto a su motivación expresamente “Considerando: La necesidad de actualizar las normas por las cuales se rigen los empleados y obreros contratados en FAMAE y sus beneficiarios de montepío, en cuanto a su encasillamiento y re encasillamiento para los efectos de su jubilación, atendido principalmente que se trata de un personal sometido a las disposiciones del Código del Trabajo.” Queda de manifiesto la voluntad del legislador en orden a que es el Código del Trabajo el que rige las relaciones laborales de los empleados civiles de FAMAE, que al ser funcionarios públicos se constituye como un estatuto administrativo especial.

Exponen que, respecto a las desvinculaciones, en su artículo 4 (que fue modificado por el Decreto Ley N°3.643 de 1980, norma invocada por el demandado en su carta de despido) dispone que: “No será aplicable al personal de Fábricas y Maestranzas del Ejército la Ley N°16.455 y sus modificaciones, ni las normas del Decreto Ley número 2200 de 1978, para la terminación de sus servicios, la que se regirá únicamente por los artículos 167, respecto de los empleados, y 172 y 173, respecto de los obreros, del D.F.L. N°1 de 1968, del Ministerio de Defensa Nacional”.

Añaden que, El Decreto con Fuerza de Ley N°1 de 1968, antiguo estatuto de personal de las Fuerzas Armadas en su artículo 167 disponía “El retiro temporal de los Empleados Civiles de las Fuerzas Armadas y de las Subsecretarías del Ministerio de Defensa Nacional, procederá por las mismas causales del personal de Oficiales, con excepción de las letras b) y d) y, el retiro absoluto por las que afectan a este mismo personal, con excepción de la letra f)”. Indican que, el artículo 54 de la ley N°18.948 Ley Orgánica Constitucional de las Fuerzas Armadas, menciona las causales de retiro de los Oficiales del Ejército, respecto de aquellos que fueren separados o suspendidos, en atención a medidas disciplinarias, administrativas o sanciones penales conforme al Código de Justicia Militar, hipótesis que claramente no son aplicables en la práctica a los funcionarios civiles de FAMAE, por lo que contravendrían directamente el principio de primacía de la realidad.

Sin embargo, señalan que el Decreto con Fuerza de Ley N°1 del año 1997, el nuevo estatuto del personal de las Fuerzas Armadas, derogó el Decreto con Fuerza de Ley N°1 de 1968, incluyendo el mencionado artículo 167. El artículo final del Decreto con Fuerza de Ley N°1 del año 1997, deroga expresamente el Antiguo Estatuto de Personal de las Fuerzas Armadas, con excepción de algunos artículos: “...163, 164, 177, 178, 190, 194, 201, 202, 203, 204, 205, 206, 207, 210, incisos 2º y 3º, 213, 215, 216, 218, 229, 238, 239...”. Sostiene que una breve revisión revela que entre ellos no se encuentra el artículo 167, hecho que revela claramente la intención del legislador, ya que si su anhelo fuera que dicha norma continuara vigente la habría incluido entre los artículos exceptuados de la derogación, o por lo menos, lo hubiera reinterpretado o ratificado....

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR