Sentencia Nº O-4019-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 23-02-2021 - Jurisprudencia - VLEX 868410808

Sentencia Nº O-4019-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 23-02-2021

Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago
MateriaNulidad del despido

RIT N° : O-4019-2019

RUC N° : 19-4-0194841-7

MATERIA : NULIDAD DE DESPIDO, DESPIDO INJUSTIFICADO Y COBRO DE PRESTACIONES

DEMANDANTE : EMMA VALDIVIA GOMEZ

DEMANDADO : ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE HUECHURABA

***********************************************************************

Santiago, veintitrés de febrero de dos mil veintiuno.


VISTOS, OIDOS LOS INTERVINIENTES Y CONSIDERANDO:


PRIMERO: Que comparece EMMA VALDIVIA GOMEZ, domiciliado en Las Calas N° 5582-A Bosque 1, comuna de Huechuraba, quien interpone demanda en juicio ordinario del trabajo en contra de la MUNICIPALIDAD DE HUECHURABA, representada por Carlos Cuadrado Prats, ambos domiciliados en Avenida Recoleta N° 5860, comuna de Huechuraba, a fin de que se declare la existencia de una relación laboral entre las partes y que el despido es injustificado y nulo y se condene a la demandada al pago de la indemnización sustitutiva del aviso previo, indemnización por años de servicio, recargo y feriado legal, además de las remuneraciones y demás prestaciones derivadas del contrato de trabajo entre la fecha del despido y la convalidación del mismo y cotizaciones de seguridad social por todo el periodo trabajado, con reajustes, intereses y costas.

Señala que comenzó a prestar servicios bajo subordinación y dependencia a partir del 6 de diciembre del año 2012, a favor de la Ilustre Municipalidad de Huechuraba, mediante múltiples contratos de honorarios, pero que en la realidad eran contratos de trabajo.

Agrega que la totalidad de labores que desempeñó durante todo el periodo laboral, fueron constantes aumentos de sus funciones y remuneraciones, hasta el momento del despido del que fue víctima, el día 01 de abril del año 2019.

En efecto explica, durante todo el tiempo que desempeñó sus servicios a favor de la demandada, trabajó en el Departamento de Cultura en Equipo de trabajo Territorial con las siguientes funciones: planificación, ejecución, promoción, difusión y evaluación de actividades culturales; creación y mantención del catastro de las Organizaciones sociales de la comuna, bajo la subordinación y dependencia de la entonces encargada doña Patricia Requena y sucesores jefes.

Indica que luego, derivada por la misma jefa a actividades del Departamento de Cultura fue asignada a la Biblioteca Municipal apoyando en la convocatoria de dos programas, el primero de la Fundación Mustakis y el segundo en el programa Biblioteca para Tú Acción Ciudadana, además de realizar otras funciones que no eran propias de su cargo, como eran temas de la Biblioteca, salidas a terreno con El Casero del Libro, Ferias promocionando la Biblioteca Municipal, convocar a diversos talleres, Ingles Comunicacional, Taller de Cuentos, participación permanente en los Puntos de Prestamos en los Cesfam El Barrero y Cecosf Los Libertadores sector poniente de la comuna, Préstamos de libros en las Ferias libres de la comuna, Implementación de la Biblioteca Escuela Santiago de Guayaquil, clasificación universal de libros, ordenamiento de estanterías en el catastro anual y atención de público de demanda espontanea, cargo que desarrollé por más de 4 años, y que estaba orientado a realizar acciones para la promoción, convocatoria y cobertura de las actividades en la biblioteca y en la Atención al Vecino en Huechuraba, además mantener catastro actualizado de organizaciones culturales, participar de las actividades en la que sea requerida por la dirección de desarrollo comunitario, recibir solicitudes de apoyo de las organizaciones culturales, ONG y vecinales y transformarlos en programas de acción si es la decisión así de la jefatura y organizar reuniones mensuales con organizaciones de la comuna, entre otros, cargo evidentemente estable, permanente e indispensable en la organización jerárquica de la Municipalidad de Huechuraba. Agrega que durante todo el periodo fue sujeta a jornadas de trabajo claramente establecidas, al poder de mando de sus superiores y, a la vez, al deber de obediencia en el desempeño de sus funciones.

En efecto sostiene, el contrato celebrado con la demandada constituye una abierta infracción a la legislación aplicable, pues corresponde a aquellos denominados "Contrato de Honorarios". Añade que en la especie, corresponde imputarle bajo el principio de la supremacía de la realidad la calidad de una efectiva relación laboral sujeta al vínculo de subordinación y dependencia como se expondrá más adelante.

Manifiesta que cabe destacar que durante todo el tiempo que trabajó a favor de la demandada, esto es casi 7 años, realizó numerosas funciones, y en virtud de éstas, es que se fueron extendiendo sus labores por un extenso periodo, como el Tribunal, podrá verificar mediante los informes de boletas de honorarios y demás pruebas.

Refiere que cabe agregar que la Ilustre Municipalidad de Huechuraba constituye una corporación autónoma de derecho público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya finalidad es satisfacer las necesidades de la comuna de Huechuraba y asegurar su participación en el progreso económico, social y cultural de la misma.

Expone que previo a determinar el régimen jurídico aplicable a su relación jurídica laboral con la Municipalidad de Huechuraba, como marco regulatorio, es preciso señalar qué regímenes estatutarios no fueron aplicables.

Indica que en tal sentido, cabe indicar nunca fue contratada como funcionario municipal en ninguna de sus categorías conforme lo dispuesto por la Ley N° 18.883 sobre Estatuto Administrativo para Funcionarios Municipales, debido a que no ingresó a prestar servicios en la forma que dichas normativas especiales prevén, ni en las condiciones que esa normativa establece: planta; contrata; suplente.

Hace presente que siendo persona natural, tampoco estuvo sometida a un estatuto especial de aquellos que aplican en el Municipio.

Por lo tanto alega, y según los contratos celebrados y la prueba que se rendirá en su oportunidad procesal, en el último contrato celebrado se indica que prestó servicios en el programa Gestión centralizada de prestadores de servicios para cumplimiento de objetivos anuales del ámbito social municipal de la Dirección de Desarrollo Comunitario del Municipio (DIDECO) - sin perjuicio de los demás contratos celebrados con la Municipalidad y que obran en su poder -, obligándose a desarrollar, entre otras, las siguientes funciones: Realizar acciones para la promoción, convocatoria y cobertura de las actividades culturales, además mantener catastro actualizado de organizaciones culturales del sector n° 2 de la comuna de Huechuraba.; Participar de las actividades en la que sea requerida por la dirección de desarrollo comunitario.

Lo anterior establece, no obsta a que sus funciones se fueran ampliando durante la extensión de su período laboral, puesto que sus ocupaciones fueron muchas más de las que se especifican en esta demanda, las que el Tribunal podrá constatar en la etapa procesal correspondiente, con la respectiva prueba documental y testimonial.

Conforme lo anterior alega, y a pesar de las numerosas funciones descritas en los párrafos anteriores, se le contrató bajo la norma del artículo 4 de la Ley N° 18.883, esto es, aquella que permite la contratación sobre la base de honorarios a profesionales y técnicos de educación superior o expertos en determinadas materias.

Sin embargo sostiene, dicha disposición establece determinadas exigencias adicionales cuales son:

a) Que tales materias no sean las habituales de la municipalidad;

b) Que se trate de cometidos específicos;

d) Que sean transitorios y temporales.

Manifiesta que en efecto, las labores prestadas jamás fueron no habituales de la Municipalidad, tampoco se trató de cometidos específicos, ni mucho menos los servicios que prestó a su ex empleadora se pueden catalogar de transitorios y temporales, puesto que como se respaldará en la etapa procesal correspondiente la relación con su ex empleadora se llevó a cabo fuera del marco legal que establece el artículo 4 de la Ley N° 18.883, siendo aplicable en este caso la norma común y general en Derecho Laboral, y el Código del Trabajo en toda su extensión.

Añade que así pues, lo ha declarado la Excelentísima Corte Suprema de Justicia en Sentencia de Reemplazo del Recurso de Unificación de Jurisprudencia, Rol 11.584-2014, de fecha 01 de abril del año 2015, caratulado "Juan Pablo Vial con Municipalidad de Santiago" (Considerando Octavo).

Pues bien indica, la situación fáctica del anterior fallo es equivalente a la relación laboral que le vinculó con la Ilustre Municipalidad de Huechuraba, desde el momento en que los servicios se extendieron por casi 7 años, realizando los mismos servicios bajo las características esenciales propias de un contrato de trabajo, en cometidos genéricos, permanentes en el tiempo y desplegados de forma ininterrumpida, con horario de trabajo establecido y siempre en dependencias de la Biblioteca Municipal.

De lo antes dicho expone, resulta claro que las funciones que desarrolló a favor de su ex empleadora no reunían las exigencias que para ello establece el artículo 4 de la Ley N° 18.883, norma excepcional que por lo demás debe ser interpretada en sentido estricto y restringido, y que considera dichas exigencias sólo para aceptar la existencia de un contrato de honorarios bajo dicha preceptiva.

Añade que así entonces, no estando bajo un estatuto laboral especial conforme al artículo 1 inciso 2 del Código del Trabajo, que indica al efecto: "Estas normas no se aplicarán a los...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR