Sentencia Nº O-2087-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 25-02-2020 - Jurisprudencia - VLEX 845525491

Sentencia Nº O-2087-2019 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 25-02-2020

Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago
Fecha25 Febrero 2020
MateriaAccidentes del trabajo y enfermedades profesionales

1° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago

Santiago, veinticinco de febrero de dos mil veinte.

Habiéndose incorporado al sistema la presente sentencia con fecha anterior a la señalada en la audiencia de juicio, y a fin de dar certeza a las partes para todos los efectos legales y en especial para la interposición de recursos, notifíquesele por correo electrónico a ambas partes como fuere dispuesto en dicha audiencia, quedando la presente como fecha de su notificación para todos los efectos legales.

Santiago, veinticinco de febrero de dos mil veinte.

VISTOS, OIDOS LOS INTERVINIETES Y TENIENDO PRESENTE:

PRIMERO: Comparecencia y demanda . JUAN CARLOS VÁSQUEZ LÓPEZ, supervisor, domiciliado para estos efectos en calle Agustinas N° 681, oficina 609, Santiago, a SS. deduce demanda en juicio del trabajo de aplicación general en contra de CONSTRUCCIÓN PASCUAL ESCALONA CASTRO E.I.R.L., empresa del giro contratista, representada por su Gerente General don PASCUAL ESCALONA CASTRO, empresario, ambos domiciliados en calle Huérfanos N°1373, Comuna de Santiago.

Asimismo, demando a SOCIEDAD CONSTRUCTORA ECHAVARRI HERMANOS LIMITADA y a CONSTRUCTORA SAE LIMITADA, ambas empresas del giro de construcción, representadas por don JOSE IGNACIO ECHAVARRI MORAN, empresario, domiciliadas en Avenida La Dehesa N°1939, Of. 505, Comuna de Lo Barnechea, y finalmente demando a EL PLOMO SOCIEDAD INMOBILIARIA S.P.A empresa del giro desarrollo de proyectos inmobiliarios, representada por don ERNESTO VALDES FARIÑA, empresario, domiciliados en Avenida La Dehesa N°1.201, Of. N-310, Comuna de Lo Barnechea, todas en su calidad de empresas mandantes y empresas principales dueñas de la obra y/o faena en la cual en definitiva debía prestar mis servicios de supervisor.

I. - LOS HECHOS.

1. - RELACIÓN LABORAL Y REMUNERACIÓN.

El día 06 de diciembre del año 2018, ingresé a trabajar para CONSTRUCCIÓN PASCUAL ESCALONA CASTRO E.I.R.L., bajo vínculo de subordinación y dependencia, para desempeñarme como supervisor, en la obra denominada EDIFICIO LOS CIRUELOS, ubicada en calle Los Ciruelos N° 1880, Comuna de Lo Barnechea, obra

ejecutada por SOCIEDAD CONSTRUCTORA ECHAVARRI HERMANOS LIMITADA y CONSTRUCTORA SAE LIMITADA y cuya mandante y dueña de la obra es EL PLOMO SOCIEDAD INMOBILIARIA S.P.A. EDIFICIO LOS CIRUELOS es un proyecto inmobiliario de 4.764 metros cuadrados de última generación, contando con departamentos de 100 a 140 metros cuadrados cada uno aproximadamente. Mi remuneración ascendía a la suma aproximada de $1.000.000, de acuerdo a mi contrato de trabajo.

2. - EL ACCIDENTE DEL TRABAJO.

Las labores que debía ejecutar para las demandadas, eran como supervisor de obra gruesa, debiendo coordinar los trabajos de mi contratista, que consistían en instalar moldajes y luego descimbrarlos, junto a una cuadrilla de 4 a 6 carpinteros, además de realizar todas las labores que me encomendaran.

El día de mi accidente del trabajo, esto es, el día 15 de diciembre de 2018, me ordenaron junto a mi cuadrilla instalar moldajes en parte del eje 1 con eje F y dejarlo hormigonado, sin embargo una de las áreas de trabajo, aún no estaba descimbrada, por lo que nos ordenaron también descimbrar esos moldajes.

Es así como, siendo aproximadamente las 10:30 horas, en momentos que uno de los carpinteros se encontraba descimbrado uno de los moldajes, el cual estaba muy pegado, por lo que mi compañero efectúo palanca con un chuzo, el cual se le soltó, aplastando mi mano derecha contra el moldaje, amputándome de inmediato mi dedo pulgar derecho.

De inmediato fui asistido por mis compañeros, para luego ser trasladado hasta la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, ingresando directamente a urgencias, siendo el diagnóstico AMPUTACIÓN TRAUMÁTICA DEDO PULGAR MANO DERECHA, realizándome aseo quirúrgico y regularización del muñón, para luego iniciar mi tratamiento de curaciones y rehabilitación, encontrándome con licencia médica a la fecha.

Cabe hacer presente, que mi accidente ocurrió un día sábado y recién el día lunes me avisaron desde la obra que mi dedo amputado lo tenían guardado en el refrigerador, por lo que fui de inmediato a buscarlo para llevarlo a la Mutual e intentar un injerto, informándome el médico tratante que ya era muy tarde, que el plazo máximo para tratar de salvar el dedo era de 6 horas desde la amputación. Claramente el retardo en avisarme impidió una oportuna atención médica para intentar volver a injertarme mi dedo pulgar.

El accidente señalado anteriormente da cuenta de la falta total de cuidados y medidas de seguridad por parte de los demandados, CONSTRUCCIÓN PASCUAL ESCALONA CASTRO E.I.R.L., SOCIEDAD CONSTRUCTORA ECHAVARRI HERMANOS LIMITADA, CONSTRUCTORA SAE LIMITADA y EL PLOMO SOCIEDAD INMOBILIARIA S.P.A., ya que evidentemente no contaba con procedimientos de trabajo seguro para las labores que realizaba; existiendo una evaluación deficiente de las condiciones de trabajo; sin contar con un sistema seguro para realizar el descimbre de moldajes, teniendo presente que llevaba varios días instalado el moldaje, por lo que resulta más difícil realizar el descimbre; sin existir planificación ni AST respecto de las labores que debíamos realizar, ya que se nos ordenó descimbrar una zona que no estaba dentro de los trabajos de ese día; en definitiva, no tenía ningún mecanismo de cuidado que disminuyera el riesgo al trabajar.

CONSTRUCCIÓN PASCUAL ESCALONA CASTRO E.I.R.L., SOCIEDAD CONSTRUCTORA ECHAVARRI HERMANOS LIMITADA, CONSTRUCTORA SAE LIMITADA y EL PLOMO SOCIEDAD INMOBILIARIA S.P.A. no me proporcionaron medidas adecuadas de seguridad para efectuar mi trabajo al momento de accidentarme. No puedo aceptar ni creer que nadie haya previsto el peligro existente al trabajar en esas condiciones, toda vez que tomar precauciones era obligación de las demandadas, así como también supervisar las medidas de seguridad que debían cumplirse para evitar accidentes del trabajo como el que sufrí.

3. - LOS DAÑOS FÍSICOS, PSÍQUICOS Y MORALES.

Como ya señalé, luego del accidente, fui finalmente atendido en la MUTUAL DE SEGURIDAD DE LA CÁMARA CHILENA DE LA CONSTRUCCIÓN, la que calificó este siniestro como un accidente del trabajo, otorgándome las prestaciones médicas de rigor y proporcionándome los subsidios por incapacidad laboral que me franquea la Ley Ne16.744.

En definitiva, sufrí AMPUTACIÓN TRAUMÁTICA DEDO PULGAR DERECHO; MUTILACIÓN GRAVE MANO DERECHA; SINDROME MIEMBRO FANTASMA; TRASTORNO DE ESTRÉS POST TRAUMÁTICO.

Una vez que ingresé al Hospital de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, debieron realizarme aseo quirúrgico y reducción del muñón, permaneciendo con curaciones.

Desde el día que salí del Hospital debí iniciar un proceso de curaciones, rehabilitación, quedando con graves limitaciones, ya que sufro de dificultad para tomar objetos con mi mano, tratándose de mi mano hábil, efectuar fuerzas, realizar pinzas y en general realizar cualquier actividad, ya que sufro de dolores cada vez que el muñón de mi dedo pulgar es pasado a llevar con algún objeto o superficie. Además del daño físico que este accidente produjo en mi, también me produjo daños psicológicos, toda vez que he sufrido un perjuicio estético, sintiéndome totalmente avergonzado de mostrar mi mano, evitando ver mi lesión.

A pesar del doloroso tratamiento médico por el cual he tenido que pasar, he quedado con secuelas que me acompañaran el resto de mi vida, no pudiendo utilizar mi mano derecha como antes lo hacía; sufriendo de fuertes dolores; sintiéndome angustiado debido al grave accidente del trabajo que sufrí.

Actualmente padezco de "síndrome del miembro fantasma" que es la percepción de sensaciones de que un miembro amputado todavía está conectado al cuerpo y está funcionando con el resto de éste; la explicación más plausible hoy en día consiste en que el cerebro sigue teniendo un área dedicada al miembro amputado por lo que el paciente sigue sintiéndolo: ante la ausencia de estímulos de entrada que corrijan el estado del miembro, el área genera por su cuenta las sensaciones que considera coherentes. Esta área sin función tras la amputación puede ser invadida por áreas vecinas con lo que utiliza sensaciones de otras partes del cuerpo para disparar las sensaciones del miembro amputado ("Fantasmas en el Cerebro", Ramachandran). Entre el 50 y 80% de las personas amputadas experimentan estas sensaciones fantasmas en su miembro amputado, y la mayoría de estas personas dice que las sensaciones son dolorosas.

Actualmente sufro de trastorno de estrés post traumático, encontrándome con tratamiento psiquiátrico y psicológico, ya que tengo dificultades para dormir, con angustia, con flash back del accidente, además de labilidad emocional, permaneciendo con remedios para dormir y para mejorar el ánimo.

Debido a las lesiones sufridas tengo graves dificultades para efectuar las labores más simples, como abrocharme los botones de las camisas o los zapatos, abrir una botella de bebida, sostener monedas y utilizar los cubiertos para alimentarme, cortar carne o hacerme un pan; no puedo efectuar ningún tipo de actividad que requiera fuerza o precisión con mis manos, por lo que requiero la ayuda de terceros, especialmente de mi esposa, para poder efectuar las labores más simples.

A fin de cuentas, los daños referidos son permanentes cuyas principales secuelas son dolor crónico y rigidez. No obstante el tratamiento de rehabilitación, todos los daños señalados me dejaron secuelas e incapacidades permanentes en mi mano, tratándose...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR