Proyecto de Ley Num. 4053-03 de C. Diputados, de 13 de Diciembre de 2005 (Permite la creación de consorcios de pequeñas y medianas empresa.) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 556806654

Proyecto de Ley Num. 4053-03 de C. Diputados, de 13 de Diciembre de 2005 (Permite la creación de consorcios de pequeñas y medianas empresa.)

Número de expediente:4053-03
Fecha de última tramitación:12 de Febrero de 2015
Fecha de apertura:13 de Diciembre de 2005
Situación actual:Primer trámite constitucional; Primer informe de comisión de Micro, Pequeña y Mediana Empresa
Cámara de origen:C. Diputados
Etapa:En tramitación
Tipo de proyecto:Proyecto de Ley
 
EXTRACTO GRATUITO

PERMITE LA CREACIÓN DE CONSORCIOS DE PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS BOLETÍN Nº 4053-03

  1. Panorama actual de Pymes y exportaciones.

    Se ha señalado que estas empresas juegan un rol muy importante en el desarrollo económico y que uno de sus principales aportes es el de generar nuevas fuentes de empleo. En América Latina “un porcentaje muy alto del empleo total se genera en las pequeñas y medianas empresas, incluyendo las microempresas, lo cual implica que los ingresos y las posibilidades de desarrollo de la abrumadora mayoría de la población están directamente ligados al desempeño de estas empresas”. Gran parte de las pequeñas empresas latinoamericanas no disponen de acceso a los recursos humanos y de capital necesarios para asumir estrategias de especialización que permitan superar los problemas que genera la apertura y la reestructuración productiva. Han persistido en actividades estandarizadas, con baja intensidad de conocimientos, en las que compiten directamente con la producción a gran escala.

    En nuestra realidad el desarrollo de estas empresas se ha visto obstaculizado por problemas asociados una particular institucionalidad y a un determinado modelo económico que sumado a la estructura organizacional y dinámica interna de estas las hace vulnerables, situación que es puesta de relieve en tiempos de crisis económica.

    Fomentar su desarrollo tendría un impacto favorable en la generación de empleos. Sin embargo, las PYMES serían más que una fuente de generación de empleos, ya que tienen gran influencia en el desarrollo económico y social de nuestro país. Estas empresas pueden constituir la puerta de entrada de la capacidad innovadora y emprendedora de los hombres y mujeres que son capaces de arriesgarse en forma independiente.

    Para fomentar el desarrollo de estas empresas es que se busca apoyar la eliminación de obstáculos a este desarrollo, ya sea la existencia de fallas de mercado o reformas a la administración pública para hacerla más ágil para servir mejor a este sector. En este sentido el Presidente ha sostenido: “si Chile aspira a ser un país desarrollado, este modelo discriminatorio contra la pequeña empresa y sus trabajadores debe ser superado. Nuestra nación requiere de la modernización masiva de la pequeña empresa. Y para ello, no sólo requiere de una adecuada política de fomento, sino que debe otorgarse un estatuto jurídico y económico que favorezca su desarrollo”.El gobierno ha distinguido tres obstáculos para el desarrollo de éstas empresas, los que serían factibles de ser abordados mediante políticas públicas adecuadas: 1) la falta de acceso a tecnología moderna; 2) la falta de capacitación o insuficiencias de ésta; y 3) problemas de financiamiento.

    Lo que entendemos por una empresa pequeña o mediana, no depende necesariamente del objetivo de análisis y del observador. Las compañías que para algunos pueden parecer enormes, son sólo medianas para otros, por lo que el tamaño será siempre un concepto relativo. Es por esta razón que por ejemplo, la CORFO, para aplicar sus programas de fomento, ha establecido una escala basada en las ventas anuales. Esta definición es la más utilizada y clasifica a las empresas de acuerdo a los rangos que se señalan a continuación.

    [Ver tabla en documento Word adjunto]

    Esta aproximación a una definición se basa en información proveniente del Servicio de Impuestos Internos, por lo cuál sólo es aplicable a empresas con algún grado de formalidad. Sin embargo, normalmente se asume que el amplio mundo de la empresa familiar informal o la del trabajador independiente no formalizado (que funciona como una empresa de un solo trabajador) son en realidad microempresas informales.

    Para cierto tipo de programas especialmente aquellos destinados a empresas con un significativo potencial de desarrollo tecnológico e incluso exportador, se acostumbra a trabajar con el concepto de Pyme, atendido que estas enfrentan un conjunto de problemas, que limitan seriamente sus posibilidades de competir con equidad frente a las grandes empresas.

    1.1 La situación de la Pymes y exportación en el año 2003.

    Un total de 165 pequeñas y medianas empresas (pymes) se incorporaron en el tercer trimestre de 2003 al sector exportador nacional, que ahora conforman 5.655 compañías. El monto exportado por las pymes en el tercer trimestre alcanzó a 704 millones de dólares (más de 432 mil 900 millones de pesos), equivalentes al 15 por ciento del total de los envíos chilenos al exterior. Además, el aporte de las pymes a la exportación durante este período implicó un incremento de seis por ciento, en comparación con igual período de 2002. Entre enero y septiembre, las exportaciones de las pymes subieron en 15 por ciento, respecto de igual período del año pasado, al llegar a 2.371 millones de dólares (más de un billón 458 mil millones de pesos).

     

    En el mismo período las grandes empresas exportaron 12.436 millones de dólares (más de siete billones 648 mil millones de pesos), con un aumento interanual de 15 por ciento, dinamizado por el efecto del cobre, el principal producto chileno de exportación. De las 5.655 firmas exportadoras chilenas, 2.627 (46,5 por ciento) son microempresas, mientras 2.790 (49 por ciento) son pymes y sólo 238 (4,2 por ciento) son grandes compañías.

     

    En el tercer trimestre, el 84 por ciento de las exportaciones de las pymes correspondió al sector industrial, principalmente alimentos, bebidas, alcoholes y tabaco. Cerca del 14 por ciento corresponde a los sectores agrícola, frutícola, ganadero, silvícola y pesquero, mientras que las exportaciones mineras son marginales en este sector y representan sólo el 2,4 por ciento del total.

    1.2 Responsabilidad corporativa de las Pymes y exportación.

    El contexto internacional del comercio, la presión de diversos actores sociales y las propias convicciones de algunos empresarios, están impulsando a las empresas a integrar la Responsabilidad Social Empresarial a sus estrategias de negocios. Esto es ciertamente visible a nivel de las grandes compañías globales, pero también lo es para empresas de países en desarrollo, incluyendo las Pymes. En Chile, por ejemplo, muchas de las grandes empresas que incorporan la Responsabilidad Social Empresarial a su gestión de negocios están integrando crecientemente a sus proveedores, muchos de ellos Pymes, a este proceso.

    “Las grandes empresas internacionales, por su parte, están integrando a la gestión de sus cadenas de suministros exigencias cada vez mayores, muchas de las cuales están relacionadas con aspectos de Responsabilidad Social Empresarial. El protocolo de Buenas Prácticas Agrícolas desarrollado por los supermercados europeos (GAP, Good Agricultural Practices), está teniendo un enorme impacto en las prácticas empresariales de países exportadores de alimentos, como lo son muchas naciones latinoamericanas”. Y muchos de estos exportadores son precisamente Pymes, que envían sus productos directamente o a través de terceros. Establecer este conjunto de "Buenas Prácticas" en materia de inocuidad de alimentos, calidad de vida laboral y buena gestión ambiental, representa un avance notable, ya que implica superar las legislaciones locales por las exigencias del mercado.

    Por todo ello, “las Pymes latinoamericanas, en especial las que están integradas a la globalización, saben que la Responsabilidad Social Empresarial no es un "lujo" que sólo se dan las grandes empresas”. Un claro ejemplo de la mayor conciencia que estas empresas tienen acerca del tema es la experiencia en Chile. Un consorcio impulsado por “Vincular”, centro especializado en Responsabilidad Social Empresarial perteneciente a la Universidad Católica de Valparaíso, reúne a los gremios empresariales de los principales sectores exportadores chilenos (fruta, vino, manufactura) y a la Corporación de Fomento de la Producción del gobierno. La iniciativa busca desarrollar estrategias sectoriales de Responsabilidad Social Empresarial que permitan integrar la gestión de Responsabilidad Social Empresarial a las Pymes, y después a los distintos sectores productivos y finalmente a nivel de país. Las Pymes tienen cada día más claro que para mantenerse competitivas e integradas a los sectores más dinámicos de la economía, deben demostrar ser socios comerciales confiables y alineados con las exigencias de sus clientes, es por eso que resulta necesario favorecer el desarrollo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA