Nuevas y antiguas identidades regionales: conflicto, exclusion e hibridaje. El caso de la region del Maule. - Vol. 42 Núm. 126, Mayo 2016 - EURE-Revista Latinoamericana de Estudios Urbanos Regionales - Libros y Revistas - VLEX 641610453

Nuevas y antiguas identidades regionales: conflicto, exclusion e hibridaje. El caso de la region del Maule.

AutorLetelier, Francisco
CargoEnsayo

RESUMEN | A partir del caso de la region del Maule en Chile se reflexiona acerca de los procesos de construccion de region. Utilizando las categorias de antiguas y nuevas regiones e identidades funcionales y profundas (Paasi, 2011; Terlouw, 2011), se revisan los efectos territoriales que tuvo el proceso de regionalizacion chileno iniciado en los anos setenta. Utilizando diversas fuentes de informacion, se ponen en evidencia las desigualdades que el proceso de regionalizacion produjo en el territorio, proceso conceptualizado -en el caso del Maule--como de constitucion de la region nueva, asentada en torno a las dos ciudades mas importantes del territorio asi definido; y precarizacion de la region antigua, representada por las antiguas provincias. La primera se consolida en desmedro de la segunda. Pese a estas diferencias, se constata, al mismo tiempo, las hibridaciones: la region nueva contiene a la region antigua, y viceversa. Se concluye que articular esta dicotomia es central para los procesos de desarrollo regional.

PALABRAS CLAVE | desarrollo regional y local, desigualdades regionales, descentralizacion.

ABSTRACT | This article reflects on the processes of region building, considering the case of the Maule region in Chile. Drawing upon the categories of old and new regions, as well as functional and deep identities (Passi, 2011; Terlouw, 2011), the territorial effects related to the Chilean process of regionalization, started in the 1970s are reviewed. Using different sources of information, the inequalities generated in the territory by this process are shown, conceptualized as the constitution of the new region, based in the two main cities of the region; and the precarization of the old region, represented by the old provinces. The first region is developed at the expense of the second one. Despite these differences, two hybridations are observed; the new region includes the old one, and vice versa. It is concluded that the management of this dichotomy is key to the processes of regional development.

KEY WORDS | regional and local development, territorial inequalities, descentralization.

Introduccion

En Chile, la regionalizacion es un proceso impulsado y comandado desde el poder central (Boisier, 2000; Valenzuela, 1999). Iniciada en 1974, tuvo dos motivaciones principales: i) en el ambito politico-economico, busco mejorar la efectividad del gasto, desconcentrar servicios para aumentar la eficiencia del sector privado volcado a los mercados internacionales, y disminuir el tamano del Estado central (Valenzuela, 1999); ii) en lo geopolitico, obedecio a la busqueda de una estructura de control para ejercer gobierno y resguardar la seguridad nacional (Arenas, Hidalgo, Orellana & Aliaga, 2007).

Boisier (2000) indica que la regionalizacion chilena no responde a demandas sociales o circunstancias historicas. En terminos de la teoria de las politicas publicas, ella es el resultado de una racionalidad burocratica weberiana. La regionalizacion nace desde el corazon del Estado y es impuesta, primero, por un decreto presidencial; y posteriormente, con la fuerza de un decreto ley en plena vigencia de un autoritarismo a ultranza.

La delimitacion de las actuales regiones no tuvo un correlato en las caracteristicas agroecologicas, historicas o economico-productivas del territorio. Mas que reconocer la existencia de una configuracion territorial preexistente, busco establecer regiones que fuesen funcionales al proyecto de transformaciones neoliberales iniciado por el gobierno militar (Arenas et al., 2007, p. 361). Al respecto, Milton Santos (1997), al referirse al espacio geografico contemporaneo, senala que este es cada vez mas artificial, que su valor depende de su eficiencia y contribucion a la productividad economica, y que esto produce espacios hegemonicos y homogeneos. Como indica Giddens (1984), se generan divisiones espaciotemporales de actividades y de relacion, a las cuales de denomina "regiones".

Para Soja (1989), la nocion de region se basa en la geografia del poder, que segrega y compartimenta la interaccion humana, puesto que controla la presencia y la ausencia, la inclusion y la exclusion. Complementando estas ideas, Paasi (2011) y Terlouw (2011) argumentan que las regiones son estructuras y procesos institucionales que existen y obtienen sus significados en la practica social y en una constelacion de relaciones de poder (Allen, Massey & Cochrane, 1998, citado en Paasi, 2011). Estas, las relaciones de poder, pueden tener su origen en complejos contextos institucionales localizados en las propias regiones, o fuera de ellas (Paasi, 2011), como ocurre en el caso chileno.

Para Paasi y Terlouw, tres son los aspectos del proceso de constitucion de una region. En primer lugar, la forma territorial, vinculada a su fisonomia fisica, sus bordes historicos y las caracteristicas de su poblacion. Para el caso chileno, las actuales regiones se conformaron sin considerar, por ejemplo, las relaciones sociales, productivas, culturales--existentes entre territorios, los que hoy son partes constitutivas de regiones distintas (1), asi como tampoco dan cuenta de dinamicas interregionales que fueron afectadas por la nueva division provincial (2). Un segundo aspecto hace referencia al universo simbolico que se conforma y que se manifiesta en la practica social que produce y reproduce la region, y que permite construir narrativas de identidad para simbolizarla (Gimenez, 1994). Diversos estudios (Barometro Regional, 2013; Encuesta Nacional de Estratificacion Social, 2009) muestran la escasa identificacion de las personas con lo regional, situacion que cambia cuando se habla de lo local-comunal. La propia Subsecretaria de Desarrollo Regional (Subdere, 2009) reconoce que el gran deficit del proceso de descentralizacion en Chile se da en el ambito de la conformacion de identidades regionales.

Finalmente esta la forma institucional, que se manifiesta como representaciones politicas, practicas de planificacion, gobernanza y politicas locales, sistemas de educacion, las asociaciones que funcionan en la sociedad civil, medios regionales y locales, y literatura (Paasi, 2011; Terlouw, 2011). En esta doble dimension de constitucion de Estado y sociedad civil regional, vemos que los avances son escasos. Por ejemplo, en el ambito de las representaciones politicas, los delegados regionales (consejeros) tradicionalmente han sido nominados indirectamente, cuestion que si bien cambio en la eleccion de noviembre de 2013, dejo a los consejeros elegidos con atribuciones limitadas respecto a las del jefe del gobierno regional (intendente) quien es designado por el o la Presidenta de la Republica, ante quien responde (Altman, 2011).

A lo anterior se anade que los niveles de conocimiento de los ciudadanos respecto a los estamentos regionales y provinciales de gobierno, como el grado de la confianza en ellos, son reducidos (Encuesta Nacional de Estratificacion Social [ene], 2009; Barometro Regional, 2013, entre otros). Respecto a las practicas de planificacion y gobernanza, pese a la puesta en marcha de la Ley Organica de Administracion y Gobiernos Regionales--que ha permitido incrementar el nivel de incidencia regional sobre la inversion publica, que hoy llega a cerca de un 20%, asi como dotar a las regiones de un pequeno aparato burocratico--, la planificacion que se disena en el nivel de las regiones es solo indicativa (Estrategias de Desarrollo Regional y anteproyecto regional de inversiones) y poco tiene que ver con la inversion realizada. De hecho, no existen procesos de planificacion regional, ni politicas regionales reales (Espinoza & Rabi-Blondel, 2013).

Como resultado de estas limitaciones, la region aparece mas como una delegacion politica del gobierno central, que como un espacio de representacion de los ciudadanos. En el ambito de la sociedad civil encontramos una incipiente y muy limitada articulacion de actores a escala regional (Universidad de los Lagos, 2010). Diversos estudios muestran que si bien el tejido asociativo chileno tiene densidad, la vinculacion de cada unidad con otros grupos no se manifiesta en la participacion en estructuras, movimientos o corrientes asociativas de alcance provincial o regional, desde las cuales se dinamice la sociedad y se elabore una critica reformista y cultural, se generen alternativas, se produzcan y administren discursos y se construya capital cultural (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo [PNUD], 2000).

Con todo, lo que denominamos "region" y naturalizamos como una entidad territorial realmente existente, es hoy mas un dispositivo politico-administrativo que el Estado central ha impuesto sobre realidades territoriales, simbolicas e institucionales preexistentes: las antiguas provincias, departamentos y comunas, donde se encuentra la mayor densidad simbolica e institucional (Subdere, 2010) y donde el sentimiento de pertenencia se ha venido construyendo a traves de narrativas variadas, como las relaciones entre los sujetos y la naturaleza, el paisaje, el medioambiente construido, la cultura, la etnicidad, la historia compartida, utopias, patrimonio tangible e intangible, entre otros (Mendez, 2007). No queremos decir con esto que la centralizacion comienza con la regionalizacion definida por la dictadura, sino que el alegato descentralizador, que ha estado presente sistematicamente a lo largo de la historia de Chile (Valenzuela, 1999), quedo preso de una simulacion llamada "region", que en vez de ser un espacio de representacion politica del territorio se convirtio en un locus de control del Estado nacional. De hecho, la Subdere (2010) habla de la necesidad de iniciar una segunda etapa asociada al desarrollo territorial subnacional, con foco en las condiciones y capacidades endogenas de regiones y comunas. Las estructuras de gobierno descentralizadas solo operan adecuadamente cuando tienen lugar procesos de desarrollo endogenos, liderados y conducidos por actores regionales...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR