Modifica el Código del Trabajo en materia de trabajo nocturno de mujeres embarazadas y personas que tengan bajo cuidado a menores de dos años de edad - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 974135592

Modifica el Código del Trabajo en materia de trabajo nocturno de mujeres embarazadas y personas que tengan bajo cuidado a menores de dos años de edad

Fecha de registro20 Diciembre 2023
Número de Iniciativa16526-13
EtapaPrimer trámite constitucional (C.Diputados) Primer informe de comisión de Trabajo y Seguridad Social
Tipo de proyectoProyecto de ley
Cámara Legislativa de OrigenCámara de Diputados,Moción
Autor de la iniciativaCelis Montt, Andrés, Gazmuri Vieira, Ana María, Giordano Salazar, Andrés, Mix Jiménez, Claudia, Musante Müller, Camila, Rosas Barrientos, Patricio, Santana Castillo, Juan, Tello Rojas, Carolina, Ulloa Aguilera, Héctor

PROYECTO DE LEY QUE MODIFICA EL CÓDIGO DEL TRABAJO SOBRE HORARIO NOCTURNO, TURNOS NOCTURNOS Y CONCILIACIÓN DE LA VIDA LABORAL, FAMILIAR Y PERSONAL.



  1. ANTECEDENTES



    1. Sobre la agenda de género: corresponsabilidad y conciliación de la vida laboral, familiar y personal.


La pandemia que azotó Chile dejó una grave brecha en los avances de inclusión laboral femenina, en políticas de corresponsabilidad y en medidas de conciliación de la vida laboral, familiar y personal. Nuestro país hasta 2020, tenía una nutrida agenda legislativa y desarrollo de políticas públicas en materias de género, entre ellas, aquellas relativas a la incorporación femenina en el mercado, regulación de la violencia de género, interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, incentivos a la participación electoral, fortalecimiento en políticas de género en el sector público y privado, entre otras, aún estando al debe en materia de corresponsabilidad y reconocimiento del trabajo de cuidados.


No obstante, los avances en materia de género se esfumaron parcialmente cuando una pandemia obligó a la gran mayoría de trabajadores y trabajadoras del país a confinarse en sus hogares. Muchas de las mujeres, retornaron obligadas al espacio privado, ya sea a trabajar en doble jornada o bien, volviendo al rol exclusivo y tradicional de las labores de cuidado y trabajo doméstico En muchos casos, la compatibilización del trabajo remunerado se tornó difícil, a la luz de lo abrumador que puede ser a veces, satisfacer las demandas y necesidades del ámbito laboral, familiar y también personal.


Así, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)1, en el primer trimestre de este año 2023, los hombres estaban presentes en el mercado laboral en un 71,4%, mientras que las mujeres solamente lo fueron en un 51,1%. La brecha excede el 20% de participación laboral entre hombres y mujeres. Por tal abismal diferencia -agudizada en la pandemia-, urge legislar en torno a seguir profundizando nuestra agenda de género, sobre todo, aquella enfocada en los principios de corresponsabilidad, adaptación laboral y protección a la maternidad que, al mismo tiempo, esté en concordancia con el cuidado y protección integral también de la infancia. Es decir, que quienes opten por desarrollar una trayectoria laboral, puedan hacerlo protegidas en su empleo, sin descuidar su maternidad y su vida personal.



1 INE (2023): Encuesta Nacional de Empleo, informe trimestral enero-marzo de 2023.

    1. La realidad del mundo del trabajo en el ámbito de la salud.



En contrapunto a lo señalado y solo para ejemplificar la problemática expuesta, el área de la salud en Chile y el mundo marca una tendencia distinta al resto de rubros laborales: en salud, un 68% de la fuerza laboral son mujeres, lo cual se explica también desde una razón de género. La división sexual del trabajo y la feminización de los cuidados ocasiona que quienes se desempeñen en esta área sean muy mayoritariamente mujeres.


Adicionalmente, por las características de las funciones en la atención y gestión del cuidado, las jornadas laborales son continuas, con turnos rotativos de 12 horas (tercer y cuarto turno), las 24 horas del día, los 365 días del año. Dichas jornadas incluyen turnos nocturnos, incluso para aquellas trabajadoras y funcionarias de la salud con hijos o hijas menores de dos años.


Aquí se visibiliza en bruto la dificultad que tiene desempeñarse en un turno nocturno, al mismo tiempo de estar al cuidado de un hijo o hija menor de dos años, ante la casi imposibilidad de contar con salas cunas de atención nocturna o ante lo costoso que puede ser externalizar el cuidado en otra persona, fuera de la red familiar y de apoyo. Esta situación, nuevamente genera brechas, sobre lo ya desigual del mercado. Resultan ser brechas sobre brechas.


Pero el desempeño de un turno nocturno o rotativo, no sólo presenta dificultades logísticas o económicas para la madre o padre trabajador, sino que también, afecta el desarrollo del vínculo y el apego de los cuidadores y su hijo o hija, pudiendo incluso obstruir su aprendizaje y satisfacción de necesidades biológicas, emocionales y sociales. Es por ello, que se requiere ampliar el ámbito de protección de la maternidad y paternidad, también a la protección de la niñez.


    1. Poner de verdad a la niñez en el centro.



El artículo 18 de la Ley N°20.370 que establece la Ley General de Educación, reconoce la importancia de la educación parvularia como el primer nivel educativo desde el nacimiento, cuyo propósito es “favorecer de manera sistemática, oportuna y pertinente el desarrollo integral y aprendizajes relevantes y significativos en los párvulos.”


La evidencia científica, específicamente la neurociencia, da cuenta que los niños y niñas se desarrollan como seres humanos en sus áreas cognitiva, emocional, social, motora y

espiritual desde el nacimiento hasta los seis años, marcando esta etapa su desarrollo vital en la formación de la persona.


Por tal, es de vital importancia que la protección a la maternidad se extienda también a la protección de la infancia: si un horario de trabajo es perjudicial para la madre o padre, también lo será para su hijo o hija, en el vínculo y apego desarrollado desde el nacimiento. Resulta crucial un ambiente en que niños y niñas sean educados y cuidados en ambientes seguros y protegidos para construir y desarrollar aprendizajes para la vida, fomentando interacciones y experiencias adecuadas a sus necesidades, desarrollo y contextos.


Por ejemplo, tratándose del área citada de la salud, para alcanzar los óptimos aprendizajes y un armónico e integral desarrollo de la niñez, es necesaria la continuidad y permanencia en la sala cuna en horarios diurnos, que es donde se realizan las actividades de estimulación en todas las áreas del desarrollo de los lactantes.


Junto con garantizar los derechos de maternidad o paternidad, es necesario poner a la niña y el niño en el centro y permitir que ellos y ellas estén con su madre o padre a salvo, resguardados, durante las jornadas nocturnas o ante cualquier circunstancia que pueda ser considerada perjudicial respecto de ellos/ellas o de sus progenitores.


  1. IDEA MATRIZ



El presente proyecto de ley tiene por objetivo ampliar el ámbito de aplicación de la letra

c) del artículo 202 del Trabajo, extendiendo los supuestos normativos de turnos nocturnos, estableciéndose como condiciones perjudiciales de trabajo para todo cuidador o cuidadora de niños y niñas menores de dos años. De esta manera, se obliga al empleador a adoptar medidas para garantizar la conciliación de la vida laboral, familiar y laboral, junto con el interés superior del niño y la niña.


  1. CONTENIDO



El presente proyecto de ley aborda principalmente la condición de aplicación del actual artículo 202 del Código del Trabajo, especialmente el inciso y 2°, que versa de la siguiente manera:

Art. 202. Durante el período de embarazo, la trabajadora que esté ocupada habitualmente en trabajos considerados por la autoridad como perjudiciales para su salud, deberá ser trasladada, sin reducción de sus remuneraciones, a otro trabajo que no sea perjudicial para su estado.

Para estos efectos se entenderá, especialmente, como perjudicial para la salud todo trabajo

que:



  1. obligue a levantar, arrastrar o empujar grandes pesos;

  2. exija un esfuerzo físico, incluido el hecho de permanecer de pie largo tiempo;

  3. se ejecute en horario nocturno;

  4. se realice en horas extraordinarias de trabajo, y

  5. la autoridad competente declare inconveniente para el estado de gravidez.



Que, si bien, esta norma garantiza la salud y protección de la madre trabajadora, su ámbito de aplicación se reduce exclusivamente al “periodo de embarazo”. Específicamente sobre la problemática planteada de la compatibilización del cuidado con el sistema de turnos, la letra c) del artículo 202 hace mención al horario nocturno, que por jurisprudencia administrativa, no coincide totalmente con los turnos nocturnos de áreas como la salud pública y privada.


En otras palabras, horarios de trabajo que pueden ser perjudiciales para la futura madre, pueden serlo también para la misma trabajadora o para quien ejerza los cuidados requeridos por el hijo o hija, tanto en su integridad física, emocional y psíquica, su salud y el crucial vínculo de apego significativo y vinculante por el niño y la niña, especialmente durante sus primeros dos años de vida. Por ejemplo, quien a la reincorporación de su permiso post natal, retorna a realizar turnos nocturnos, puede hallar alteraciones en sus ciclos vitales -como el sueño, afectando también la atención y el cuidado de su hijo o hija, sin perjuicio también de las dificultades para contar con sistema de sala cuna o guarderías nocturnas en caso que la madre no posea otras redes de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR