Proyecto de Ley Num. 12257-13 de C. Diputados, de 21 de Noviembre de 2018 (Modifica el Código del Trabajo para exigir al empleador la elaboración de protocolos de prevención y protección de sus trabajadores frente al acoso sexual) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 746314309

Proyecto de Ley Num. 12257-13 de C. Diputados, de 21 de Noviembre de 2018 (Modifica el Código del Trabajo para exigir al empleador la elaboración de protocolos de prevención y protección de sus trabajadores frente al acoso sexual)

Número de expediente:12257-13
Fecha de última tramitación:23 de Noviembre de 2018
Fecha de apertura:21 de Noviembre de 2018
Situación actual:Primer trámite constitucional (C.Diputados)
Cámara de origen:C. Diputados
Etapa:En tramitación
Tipo de proyecto:Proyecto de Ley
 
EXTRACTO GRATUITO

Modifica el Código del Trabajo para exigir al empleador la elaboración de protocolos de prevención y protección de sus trabajadores frente al acoso sexual

Boletín N°12257-13

  1. Fundamentos

    Considerando:

    1. Que en Chile está sancionado el acoso sexual en las relaciones laborales, legislación que se incluyó en el Código del Trabajo a través de la publicación de la Ley N° 20.005 el año 2005. Dicho cuerpo legal define el acoso sexual como “el que una persona realice en forma indebida, por cualquier medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por quien los recibe y que amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo” (artículo 2°, inciso segundo, Código del Trabajo).

      De esta manera, el Código del Trabajo regula la investigación y sanción del acoso sexual en el Título IV del Libro II, estableciendo un procedimiento aplicable en el caso de una denuncia por conductas de acoso sexual.

      Asimismo, la normativa prevé que “el procedimiento al que se someterán y las medidas de resguardo y sanciones que se aplicarán en caso de denuncias por acoso sexual” deben estar contenidas en el Reglamento Interno de la empresa (artículo 154 N° 12 del Código del Trabajo).

    2. Que como se puede observar del concepto legal, las conductas de acoso sexual podrían provenir de cualquier persona, sin embargo, del tenor del procedimiento de sustanciación de las investigaciones por acoso sexual se puede extraer que en realidad las denuncias deben ser dirigidas en contra de algún trabajador de la misma empresa.

      Así se extrae, por ejemplo, de la norma del artículo 211-E que señala que “En conformidad al mérito del informe, el empleador deberá, dentro de los siguientes quince días, contados desde la recepción del mismo, disponer y aplicar las medidas o sanciones que correspondan”; como el empleador sólo tiene facultades dentro de la empresa, sería incoherente que se establecieran medidas o sanciones a terceros fuera de ella.

      De esta manera, el actual procedimiento protegería a las trabajadoras y trabajadores respecto de sus pares, pero no así respecto de terceros, quienes podrían incurrir en conductas de acoso sexual en contra de éstos (e incluso en delitos atentatorios contra la indemnidad sexual). Asimismo, tampoco se regula la situación referida a que sean los propios trabajadores los que incurran en conductas de acoso sexual contra terceros, vinculados a la empresa, como por ejemplo, el trabajador que realice requerimientos de carácter sexual para proveer algún servicio que pueda discrecionalmente entregar a un consumidor que lo requiera urgentemente. Nada dice la legislación actual sobre la forma de proceder en estos casos, quedando un vacío normativo que es necesario colmar.

      En este sentido, un estudio de la Dirección del Trabajo, basado en definiciones de la OIT, señala: “La OIT define la violencia en el lugar de trabajo como toda acción, incidente o comportamiento mediante el cual una persona es agredida, amenazada, ofendida, lesionada o humillada por otra en su trabajo o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA