'El formalismo jurídico y su superación según principios jurídicos en la obra de Álvaro Bunster Briceño' - Núm. 33, Julio 2022 - Política Criminal - Libros y Revistas - VLEX 912635714

'El formalismo jurídico y su superación según principios jurídicos en la obra de Álvaro Bunster Briceño'

AutorGUZMÁN DALBORA, José Luis
CargoProfesor titular de Derecho penal e Introducción a la filosofía moral y jurídica, Universidad de Valparaíso. Investigador del CIFDE-UV joseluis.guzman@uv.cl
Páginas347-374
GUZMÁN DALBORA, José Luis: “El formalismo jurídico y su superación según
principios jurídicos en la obra de Álvaro Bunster Briceño”.
Polít. Crim. Vol. 17 Nº 33 (Julio 2022), Art. 13, pp. 347-374.
[http://politcrim.com/wp-content/uploads/2022/07/Vol17N33A13.pdf]
El formalismo jurídico y su superación según principios jurídicos en la obra de Álvaro
Bunster Briceño*
Legal formalism and its overcoming according to legal principles in the scholarship of
Álvaro Bunster Briceño
José Luis Guzmán Dalbora
Profesor titular de Derecho penal e Introducción a la filosofía moral y jurídica, Universidad
de Valparaíso.
Investigador del CIFDE-UV
joseluis.guzman@uv.cl
Fecha de recepción: 04/01/2021.
Fecha de aceptación: 23/04/2021.
Resumen
El artículo ofrece un panorama completo de la enorme obra del penalista Álvaro Bunster
Briceño, poco conocida en Chile, pese a que el autor fue el maestro de muchos de los
principales penalistas del país de la segunda mitad del siglo XX. El artículo explica la
evolución que llevó a este autor desde su inicial filiación al formalismo de la escuela italiana
liderada por Filippo Grispigni, hacia una ciencia penal basada en principios y fines
inmanentes al ordenamiento jurídico. Un ejemplo de esta evolución es el estudio de Busnter
sobre la legítima defensa contra regímenes políticos tiránicos.
Palabras clave: historia del derecho penal contemporáneo, formalismo jurídico, principios
jurídicos, filosofía del derecho penal, dogmática penal
Abstract
The article provides a complete overview of the vast scholarship of the criminal lawyer
Álvaro Bunster Briceño, little known in Chile, despite the fact that the author was mentor of
many of the country's leading criminal lawyers in the second half of the 20th century. The
article explains the evolution that led this author from his initial affiliation to the formalism
of the Italian school led by Filippo Grispigni, towards a criminal science based on principles
and purposes immanent to the legal system. An example of this evolution is the Busnter's
study on self-defense against tyrannical political regimes.
* Este estudio es un aporte de investigación conjunta al Proyecto Fondecyt número 120 1281: Entre
academicismo y rebeldía: el espacio de la política en la dogmática penal chilena. ¿Ciencia o cambio social?
¿Dogmática penal liberal o populismo punitivo? El Derecho penal constitucional como locus contemporáneo
de esta tensión”, cuyo investigador responsable es Fernando Londoño Martínez . El autor agradece la valiosa
colaboración prestada a la edición del trabajo por la ayudante Josefa Silva Navarrete, del Depart amento de
ciencias penales de la Universidad de Valparaíso.
GUZMÁN DALBORA, José Luis: “El formalismo jurídico y su superación según
principios jurídicos en la obra de Álvaro Bunster Briceño”.
348
Keywords: history of contemporary criminal law, legal formalism, legal principles,
philosophy of criminal law, criminal dogmatics
1. Álvaro Bunster Briceño: maestro de penalistas, autor prolífico, desconocido en
Chile
La dogmática penal chilena está lastrada de dos variedades de formalismo jurídico, una
exegética y la otra conceptualista. Su arraigo ha sido tan hondo como inadvertida la fuerza
con que se enhebran hasta el presente las versiones gramatical y deductivo-clasificatoria del
afecto doméstico por las formas del derecho. Con rarísimas excepciones, que se cuenta con
algunos dedos de una sola mano, este fenómeno explica ciertas peculiaridades en que no
hemos reparado lo suficiente los penalistas. Al formalismo debemos la carencia de genuinos
sistemas teleológicos o axiológicos en las teorías de delito y pena; que soslayemos el
trasfondo filosófico-jurídico indispensable para la cabal comprensión y aplicación del
Derecho Penal positivo, reserva hecha de trilladas referencias al problema de los fines de la
pena; que la jurisprudencia haga empleo a menudo ornamental, raras veces acertado, del
concepto de bien jurídico; que los estudiosos cedan sin chistar áreas enteras del ius puniendi
al derecho administrativo y, en general, a la voluntad de poder de gobernantes, legítimos o
de facto. Para no alargar innecesariamente la lista y contraernos a lo que nos importa aquí, el
formalismo es causa de que el criminalista sea adepto de una neutralidad valorativa que
abandonaron hace tiempo los cultores de las ciencias naturales y exactas,
1
se inquiete si
alguien musita los condicionamientos políticos de esta rama del derecho y adopte
disciplinadamente organizaciones teóricas de designio estabilizador, sistemas adecuados lo
mismo para expresar el nervio republicano que para conferir visos de legitimidad a los
períodos antirrepublicanos que ennegrecen la historia de Chile.
Los personajes que versan al margen de este panorama están muertos y olvidados
2
. De uno
de ellos tuve oportunidad de ocuparme in extenso hace poco. Sólo que en Eduardo Novoa
Monreal (1916-2006) la lucha contra el formalismo jurídico culmina en la desencantada
conclusión de ser una quimera contar en el círculo de las ciencias el derecho, saber al que
Novoa asignó el papel de una simple técnica al servicio de la racionalidad y previsibilidad de
la jurisprudencia
3
. Por el contrario, el coetáneo Álvaro Bunster Briceño (1920-2004)
1
“La filosofía clásica de la ciencia como moralmente neutral e indiferente a los valores, no sólo es errónea, sino
sumamente peligrosa. No sólo es amoral; pude ser también an timoral”. Estas palabras fueron escritas por un
psicólogo, MASLOW (1982), p. 41. Con mayor razón ha de valer la advertencia en las ciencias culturales, como
es la del derecho, cuyo objeto es, no un hecho natural susceptible de descripción, sino hechos referidos a valores
que demandan comprensión. Tampoco patrocinó la neutralidad valorativa Max Weber, a menudo recordado,
pero con error, como par adigma de positivismo científico. Weber se limita a defender el trabajo del científico
de la usurpación de las cátedras universitarias por profetas y demagogos. En general, dice, la ciencia exige a
quien la cultiva no substituir el objeto estudiado con sus propios juicios de valor, ocurrido lo cual “deja de tener
una perfecta comprensión del tema”. WEBER (1998), p. 215.
2
Los chilenos, amantes de las for mas marciales, salvamos del vicio nacional de la ingratitud a los hombres de
armas, algo a los artistas, menos a los científicos, nunca a los juristas. Es más, cuando suena la hora de rebelarse
contra el peso de la noche, como diría Jorge Edwards en la novela homónima, los exaltados en las
manifestaciones de protesta callejera pintarrajean, dañan o destruyen estatuas de héroes militares. ¡Hasta
tamañas simas inconscientes se sumergen el autoritarismo y militarismo que ca racterizan la forma mentis
popular!
3
Véase GUZMÁN DALBORA (2018), pp. 176-178.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR