Proyecto de Ley Num. 6655-17 de C. Diputados, de 13 de Agosto de 2009 (Establece el reconocimiento de la etnia afrodescendiente en Chile) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 556836666

Proyecto de Ley Num. 6655-17 de C. Diputados, de 13 de Agosto de 2009 (Establece el reconocimiento de la etnia afrodescendiente en Chile)

Número de expediente:6655-17
Fecha de última tramitación:12 de Febrero de 2015
Fecha de apertura:13 de Agosto de 2009
Situación actual:Primer trámite constitucional; Primer informe de comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía
Cámara de origen:C. Diputados
Etapa:En tramitación
Tipo de proyecto:Proyecto de Ley
 
EXTRACTO GRATUITO

Establece el reconocimiento de la etnia afrodescendiente en Chile

Boletín N° 6655-17

VISTOS:

Lo dispuesto en el artículo 65 de la Constitución Política de la República y

CONSIDERANDO

  1. - En Chile, existe la creencia generalizada de que no hay afrodescendientes. Que los que existen, provienen de la inmigración europea Sin embargo, en el norte del país existe un importante número de afrodescendientes chilenos.

La Doctora. Paulina Barrenechea, investigadora literaria en Estudios Afrolatinoamericanos y Afrochilenos, comenta que la presencia negra parece no ser tan evidente como en los países de América Central, hay problemas para reconocer que el legado africano no es producto del azar sino que de todo un pasado olvidado, silenciado. Resulta innegable que, alrededor de este tema, Chile sufre una no despreciable pérdida de memoria Quizás el antecedente directo de aquello que Tomás Moulian reconoce como el blanqueo de la memoria que busca eliminar el recuerdo de la masacre social y cultural de la dictadura..

Recordar no es más que vislumbrar aquellas cosas que han sido intencionalmente hechas desaparecer simplemente por ese miedo que nos producen. En ese sentido, el proyecto civilizador sirve para hacer sistemática la negación del otro, establecer la identidad nacional y justificar su explotación Barrenechea Vergara, Paulina. La figuración del personaje negro en la literatura colonial chilena. María Antonia Palacios, esclava y músico, un rostro borrado para/por la literatura chilena". Tesis para optar al grado de Doctor en Literatura Latinoamericana, Universidad de Concepción, 2007..

Esta situación se da aún cuando parte de nuestro folklore, música y bailes nacionales presentan rasgos afros en su conformación convirtiéndose en un hecho que está lejos de ser fortuito. Como en Argentina, nuestro lenguaje está enriquecido por una serie de vocablos africanos (banana, bochinche, bombo, ganga, bobo, etc.). La sandía, fruto originalmente traído desde África para alimentar a los esclavos, es hoy consumida como un alimento tradicional chileno. La celebración de la Pascua de los Negros congrega a no pocos afrodescendientes en el norte del país y el barrio Lumbanga, en Arta, aún es reconocido como centro de reunión de la diáspora africana chilena. La cueca misma tiene raíz afro, igualmente la payada vocal de cuyo oficio el mulato Taguada vivió y murió. Las evidencias están, pero no las podemos ver porque el relato colonial y republicano opera incansablemente como máquina negadora del otro. Especialmente del negro. Las pocas veces en que se señala la presencia africana son aquellas en las cuales el negro lucha por los intereses "blancos".

Su participación en la Legión del Ejército de los Pardos, durante la Colonia, cede paso al usual: "fueron tan pocos los que llegaron a Chile", o "se murieron aquellos pocos por el frío" dem.

Según Rolando Mellafe, en su obra La introducción de la esclavitud en Chile. Tráfico y Rutas, la participación y presencia de negros esclavos en las primeras expediciones venidas a Chile es elocuente, aunque muchas veces no se mencione. Esto ocurre en mucho porque "estaban comprendidos en las palabras pertrechos, mercaderías, etc., con que se acostumbraba resumir los diferentes elementos, esencialmente comerciables, que eran necesarios en las expediciones". La empresa conquistadora y colonizadora requiere un equipamiento en el que la mayoría poseía esclavos negros para su servicio personal. Paulina Barrenechea en su trabajo de investigación doctoral, mencionado anteriormente, cita a Virginia Vidal, en su artículo "La presencia africana en Chile", cuando comenta que "la cantidad de esclavos y su influencia en la sociedad naciente chilena hubiera sido mayor si se hubiera tomado en cuenta el parecer de Alonso González de Nájera o si el emperador Carlos V hubiera dado el sí a las solicitudes de Pedro de Valdivia. Su muerte y la de Jerónimo de Alderete frustraron ese proyecto".

Hasta el año 2001 se consideraba extraño hablar de presencia afrodescendiente, pese a la existencia de material bibliográfico que acredita este hecho. El historiador y académico de la Universidad de Tarapacá (Anca), Alfredo Wormald Cruz, además de evidenciar la presencia africana en Chile, reconoció la importancia que tuvieron en la conformación sociocultural de la provincia de Arica.

Por su parte, Barrenechea considera que la condición liminal (en los intersticios) que provoca la aparente desaparición de la cultura negra en nuestro país promueve la evaporación de todo vestigio material y humano. Sin embargo, eso no significa que no exista. La lectura y re-lectura de los documentos histórico-literarios nos muestra un Chile donde la presencia negra es relevante y si se considera una fractura es simplemente porque existe una implacable dificultad para aceptar que la cultura de resistencia del africano sí tuvo un papel activo en el desarrollo de nuestro país. No sólo en la región de Tarapacá sino que en Chile entero.

Si bien hubo esclavitud en el centro y sur de Chile, ejemplificamos con la población afrodescendiente de Arica donde es más notoria aquella presencia hasta nuestros días. La gente morena de Anca es descendiente de esclavos y negros libres del Perú. También de gente traída directamente del África (ladinos y bozales). Llevan siglos en la zona y en un tiempo eran mayoría absoluta.

Las historia nos cuenta que en tiempos de la Colonia, Arica tuvo dos alcaldes negros, un barrio llamado Lumbanga (caserío, en idioma congolés), ya citado, e innumerables tradiciones culturales que forman parte de nuestro folklore y lenguaje cotidiano. La tradición oral, tan importante para el africano, lleva consigo una sabiduría ancestral que ha sido rescatada por las comunidades afrodescendientes, hoy, trabajando activamente tanto a nivel político como cultural

Hasta fines del siglo XIX, Arica y la provincia de Tarapacá eran territorios peruanos y era negra. Después, cuando la ciudad pasa definitivamente a formar parte de Chile (1929), la mayoría tuvo que escapar a Tacna. Durante años, la esclavitud africana tuvo una gran importancia para la actividad económica de esa nación. Los negros esclavos eran un preciado bien, tanto por su trabajo en plantaciones de caña y algodón, como por la jerarquía social que significaba tener servidumbre africana en las haciendas de los terratenientes blancos pero fundamentalmente por que aquellos trabajos fueron realizados por mano de obra no asalariada (dado su carácter de esclavos) cuyo trabajo, o más bien el producto de éste, favoreció de todas maneras al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA