Proyecto de Ley Num. 4508-08 de Senado, de 6 de Septiembre de 2006 (Sobre energía eólica.) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 556806270

Proyecto de Ley Num. 4508-08 de Senado, de 6 de Septiembre de 2006 (Sobre energía eólica.)

Número de expediente:4508-08
Fecha de última tramitación:12 de Febrero de 2015
Fecha de apertura: 6 de Septiembre de 2006
Situación actual:Archivado;
Cámara de origen:Senado
Etapa:Archivado
Tipo de proyecto:Proyecto de Ley
 
EXTRACTO GRATUITO

MOCIÓN

PROYECTO DE LEY SOBRE DERECHOS DE ENERGÍA EÓLICA.

Fundamentos

Dentro de los derechos fundamentales garantizados por la Constitución Política de la República se encuentra “El derecho a desarrollar cualquiera actividad económica que no sea contraria a la moral, al orden público o a la seguridad nacional, respetando las normas legales que la regulen”, consagrado en el numeral 21º de su artículo 19.

Por otra parte, el mismo artículo 19 en su numeral 8º asegura a todas las personas el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.

El crecimiento económico de nuestro país exige que la generación de la energía necesaria para sustentarlo se realice de manera tal que, por una parte, permita a las personas desarrollar actividades económicas con la garantía de contar con un abastecimiento eléctrico permanente y a precios que permitan su continuidad en el tiempo, sin que por ello se lesione o ponga en peligro el medio ambiente.

En la actualidad existe una matriz energética para la generación de electricidad la cual depende básicamente de centrales hidroeléctricas, las cuales provocan un importante impacto medioambiental, al utilizar en su mayoría grandes embalses artificiales que hacen desaparecer ecosistemas completos, además de alterar la vida de quienes por generaciones han permanecido en las zonas que han debido ser inundadas. La otra fuente de generación de energía eléctrica de importancia en nuestra matriz es hoy aquella derivada del gas, el que en parte sustantiva es importado de países vecinos, los que no garantizan continuidad en su abastecimiento ni estabilidad en los precios.

En este contexto se debe incentivar la diversificación de la matriz energética a otras fuentes de generación eléctrica no convencionales, las que además no produzcan impactos nocivos al medio ambiente. Es por ello que la generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables y limpias debe ser impulsada decididamente, a fin que los privados cuenten con incentivos concretos que les permitan invertir de manera segura y rentable en esta área.

La generación de electricidad a partir de la fuerza del viento constituye un paradigma como fuente de energía renovable y limpia, ya que dentro de sus más destacables ventajas se encuentra el utilizar una fuente inagotable, como lo es el viento, no requiriendo de procesos de combustión para su producción, lo que significa que ella no esta asociada a emisiones de residuos contaminantes, dióxido de carbono, ni otros elementos que contaminen la atmósfera aportando al denominado efecto invernadero. Además, los parques eólicos, construidos bajo estándares ambientales adecuados, pueden convivir con otros usos del suelo, tales como la ganadería y el desarrollo de cultivos bajos como el trigo, maíz, pasas, remolacha, etc.

Mucho se dice en cuanto a que la energía eólica no puede ser considerada como una de las principales fuentes de generación de electricidad a nivel nacional, en virtud de la condición aleatoria y variable del viento y en atención a la baja potencia de las instalaciones eólicas en relación a la demanda actual. Sin embargo, resulta innegable que la generación eólica puede constituir un aporte importante a la diversificación de la matriz energética del país, la cual al día de hoy no se ha explotado de manera suficiente, no obstante tener una especial importancia en la electrificación de zonas rurales y/o apartadas.

La Comisión Nacional de Energía, a partir de estudios encargados entre otros al Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile y al Centro de Estudio de Recursos Energéticos de la Universidad de Magallanes, identifica como zonas que pueden contar con niveles de viento que permitan su aprovechamiento con fines de generación eléctrica las siguientes:

• Zona de Calama en la II Región y, eventualmente, otras zonas altiplánicas.

• Sector costero y zonas de cerros de la IV Región y, eventualmente, de las otras regiones del norte del país.

• Puntas que penetran al océano en la costa de la zona norte y central.

• Islas esporádicas.

• Zonas costeras abiertas al océano y zonas abiertas hacia las pampas patagónicas en las regiones XI y XII; demostrando estas últimas contar con un excelente recurso eólico.

No obstante lo anterior, existen muy pocos proyectos eólicos en operación actualmente. Es así como “Alto Baguales” en la Región de Aysen, es el único parque eólico de magnitud en Chile, el cual cuenta con tres aerogeneradores con una capacidad conjunta de 2 MW nominal, y atiende desde el año 2001 a más de 19.000 familias a través del Sistema Eléctrico de Aysen; constituyendo un valioso aporte a los habitantes de una Región aislada, quienes pagan la electricidad más cara de Chile y una de mas costosas del mundo.

Por otra parte, y en una escala menor en cuanto a potencia de generación, se destaca el aporte eólico en proyectos de electrificación rural desarrollados en la X Región, específicamente en Chiloé. Es así como en la Isla Tac del Archipiélago de Chiloé, desde octubre de 2000 se encuentra en operación un proyecto piloto de generación eólica, el cual cuenta con dos aerogeneradores que funcionan bajo un sistema híbrido eolico – diesel, cuya potencia conjunta supera los 14 Kw., beneficiando a 79 familias y 3 centros comunitarios.

Dentro de las razones para que no se hayan desarrollado más proyectos de generación eólica, se encuentra la inexistencia de una legislación que incentive a los privados a invertir en este tipo de proyectos.

Sin perjuicio de lo indicado, cualquier legislación en esta materia debe necesariamente hacerse cargo de las debilidades que presenta la generación eólica, entre las que se destaca la contaminación acústica producida por los aerogeneradores que forman parte de un parque eólico de magnitud, además del gran impacto paisajístico de los mismos, ya que los aerogeneradores pueden alcanzar alturas de casi cien metros alterando de manera sustantiva el entorno en que se encuentran ubicados. Es por ello que en todo evento, las actividades relacionadas con la generación de energía eólica deben estar sometidas al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental contemplado en la Ley 19.300, a fin de garantizar una debida protección al medio ambiente en las zonas donde se emplacen las instalaciones eólicas.

Es en atención a estas consideraciones que presentamos esta moción la cual contiene un proyecto de ley sobre derechos de energía eólica, y que tiene por objeto establecer un régimen legal que permita contar con una herramienta eficaz para incentivar el desarrollo de actividades de investigación del potencial eólico en nuestro país, y su explotación.

Dentro de sus normas se pueden destacar algunos aspectos fundamentales:

  1. Se establece una definición legal de energía eólica, a la que se reconoce ser un bien cuya exploración y explotación se puede realizar por privados previo otorgamiento de un derecho especial para aquello.

  2. Se crea un sistema de otorgamiento de derechos de energía eólica, cuyos aspectos más relevantes son los siguientes:

    2.1. Se reconoce el carácter de derecho real mueble a los derechos de exploración y explotación de energía eólica, estando su titular investido de todas las facultades derivadas de su dominio. La finalidad es otorgar certeza y debido amparo jurídico a la persona que es titular de tal derecho.

    2.2. Se distinguen entre derechos de exploración y explotación de energía eólica. La finalidad es someter a mecanismos diferenciados a tales derechos, a fin de facilitar por una parte el desarrollo de labores de investigación, y por otra permitir que al momento de evaluar el otorgamiento de un derecho de explotación se pueda contar con toda la información necesaria a fin de garantizar el derecho de las personas que se puedan ver afectadas con el emplazamiento de una instalación eólica.

    2.3. Se establece el principio de que toda persona natural y jurídica puede solicitar un derecho de energía eólica. Lo anterior, a fin de dejar claramente definido que no se trata de una actividad la cual deba ser desarrollada bajo el amparo de una determinada forma societaria o asociativa, sin perjuicio de que se establece como requisito para solicitar un derecho de explotación el demostrar un capital mínimo, con el objeto de garantizar que ella se va a ejecutar materialmente.

    2.4. El derecho de energía eólica otorga la facultad a su titular para utilizar bienes nacionales de uso público para la implementación y desarrollo de las labores de exploración o explotación, según la naturaleza del derecho. Lo anterior tiene por objeto facilitar el desarrollo de la energía eólica en nuestro país, al eliminar los costos de utilización de terrenos que tengan el carácter de bienes nacionales de uso público en los que deben incurrir las personas que realizan las referidas labores. Cabe destacar que el pago de arriendos de terrenos públicos ha sido señalado por personas vinculadas al sector eléctrico, como uno de los principales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA