Economía chilena: entre la violencia, la incertidumbre política y el Coronavirus - 1 de Marzo de 2020 - El Mercurio - Noticias - VLEX 840791777

Economía chilena: entre la violencia, la incertidumbre política y el Coronavirus

Latinoamérica, Chile incluido, ha sido el continente de la eterna esperanza y la permanente frustración.Sus recursos y población auguraban un futuro promisorio; sin embargo, no salía de la miseria y el estancamiento. A comienzos de los 70 y con el apoyo del régimen de la isla, Chile intentó seguir el camino de Cuba. No solo su economía colapsó, sino también su tejido social e instituciones políticas.Restaurar el orden, reconstruir instituciones y crear las condiciones para que sus trabajadores y emprendedores volvieran a generar progreso fue arduo, pero finalmente se consiguió. Durante los últimos 30 años, el país avanzó a un ritmo que no había conocido en toda su historia, aunque de más a menos, pues no puede desconocerse el estancamiento en el que nos subsumió el pasado gobierno. Durante esos años, la miseria dejó de ser la condición de las mayorías. La desnutrición prácticamente desapareció y la diferencia que según Allende separaba a los chilenos que tenían o no agua potable quedó en el pasado. Padres que difícilmente habían completado educación básica vieron a sus hijos transformarse en profesionales.Pero no todas las necesidades pueden satisfacerse al ritmo que se quisiera. A su vez, en la medida que se avanza se visualizan nuevos horizontes y con ello se descubren nuevas metas. Es natural que en una sociedad libre y abierta esos anhelos y deseos se expresen, pero es obligación de los líderes ponerlos en perspectiva, dar prioridad a los más urgentes y ponderar los límites que impone la realidad.Pero con el paso del tiempo, y tal como había sido en el pasado, poco a poco florecieron las soluciones mágicas -como las que prometen que afectando solo a unos pocos privilegiados todo se resuelve-, las que se transformaron en propuestas políticas y se exacerbaron los ánimos. Las voces del sentido común se hicieron y hacen cada vez más escasas. Las inquietudes pasaron a molestias, después a enojo y finalmente a indignación.La llamada revolución de los pingüinos fue uno de los primeros capítulos en que aparece la violencia y se pierde el sentido de la realidad. El epílogo se está escribiendo hoy con un Instituto Nacional a la deriva, cuando otrora fuera orgullo y anhelo de muchos.Paradojalmente las supuestas soluciones que con el tiempo se adoptaron para enfrentar las inquietudes -siempre más burocracia- desaceleraron el progreso. Con ello los deseos se hacían más difíciles de alcanzar. El punto álgido fue el último gobierno de Michelle...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR