Reforma Constitucional Num. 7961-04 de Senado, de 28 de Septiembre de 2011 (Sobre calidad y financiamiento de la educación.) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 556802842

Reforma Constitucional Num. 7961-04 de Senado, de 28 de Septiembre de 2011 (Sobre calidad y financiamiento de la educación.)

Número de expediente:7961-04
Fecha de última tramitación:12 de Febrero de 2015
Fecha de apertura:28 de Septiembre de 2011
Situación actual:Archivado;
Cámara de origen:Senado
Etapa:Archivado
Tipo de proyecto:Reforma Constitucional
 
EXTRACTO GRATUITO

MENSAJE DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA CON EL QUE INICIA UN PROYECTO DE REFORMA CONSTITUCIONAL SOBRE CALIDAD Y FINANCIAMIENTO DE LA EDUCACIÓN.

Santiago, 26 de septiembre de 2011

MENSAJE Nº 194-359/

Honorable Senado:

A S.E. EL

PRESIDENTE

DEL H.

SENADO.

En uso de mis facultades constitucionales tengo el honor de someter a vuestra consideración un proyecto de reforma constitucional que tiene por objeto modificar el numeral 10 del artículo 19 de la Constitución Política de la República, a fin de fortalecer la calidad y los mecanismos de financiamiento adecuados de la educación.

INTRODUCCIÓN.

Antecedentes preliminares.

La educación ocupa un lugar destacado en nuestro Programa de Gobierno debido a que es fundamental para avanzar hacia la sociedad de oportunidades, basada en la confianza en las personas, que esta Administración aspira a construir.

El énfasis en la educación es, en efecto, vital para quienes creemos que en todas las personas habitan potencialidades que una buena formación puede sacar a la luz y que, en un contexto de libertad, ellas pueden orientar fructíferamente hacia la felicidad personal y el bienestar social.

La educación permite que las personas descubran y desarrollen sus talentos, que tengan una mayor probabilidad de alcanzar la felicidad por medio de la autorrealización y que puedan hacer una contribución más valiosa a la vida de sus semejantes. Además, puede ser una gran palanca de movilidad social ayudando a forjar una sociedad dinámica, que premie el mérito y el esfuerzo, sin dejar a nadie atrás. Es, en suma, condición necesaria de una sociedad próspera, libre y justa.

Como es bien sabido, la educación es particularmente decisiva en la sociedad del conocimiento propia de nuestro tiempo, donde la posesión o carencia de competencias cognitivas e intelectuales debidamente desarrolladas puede, como en ninguna otra época de la historia, marcar la diferencia entre la realización y la frustración, entre la prosperidad y las privaciones y entre la autonomía y la sujeción. Quienes han tenido una buena educación pueden llegar hoy más lejos que nunca, pero quienes han carecido de ella pueden quedar muy detrás de los más aventajados.

En las últimas décadas, nuestro país ha hecho, sin duda alguna, progresos importantes en educación. Aspectos como la ampliación de la cobertura, la extensión de la jornada escolar, el incremento de los años de escolaridad y la mejora de la infraestructura y de las remuneraciones de los docentes, constituyen aportes fundamentales al mejoramiento de la educación. Nunca tantas personas habían estudiado en Chile, ni lo habían hecho por más años, ni -a pesar de lo mucho que queda todavía por hacer en la materia- en mejores aulas.

Como se ha venido poniendo de manifiesto en los último cinco años, tanto en diversas instancias públicas y privadas, incluidas las impulsadas por los estudiantes, tenemos todavía un fuerte déficit en lo que es tal vez lo más importante: el acceso de todos nuestros niños y adolescentes a una educación escolar de calidad y el de todos nuestros jóvenes talentosos a una educación superior de esa misma condición. Si no ponemos remedio a ello, nuestra educación, aún permitiendo el progreso de muchos, no impedirá que continúen pasando de una generación a otra, injustas desigualdades.

Para dar cuenta de lo afirmado anteriormente, baste con señalar que hoy, alrededor del 95% de las personas en edad apropiada cursa educación primaria, cifra que alcanza al 90% tratándose de la educación secundaria y a cerca del 50% en el caso de la educación superior, en la que tres décadas atrás la cobertura superaba por muy poco el 10%. Asimismo, al efectuar una comparación entre los resultados de 4º Básico del SIMCE 2010 con los de la evaluación anterior se observa un aumento significativo en el puntaje promedio de nueve puntos en la prueba de Lectura. Sobre el particular, cabe también destacar que los puntajes promedio 2010 por Grupo Socioeconómico aumentan significativamente en los grupos Bajo, Medio Bajo, Medio y Medio Alto, respecto a la evaluación del año anterior. Así también, en lo que respecta a las evaluaciones relativas a Comprensión del Medio Social y Cultural, al comparar los puntajes con la evaluación del año 2009 también se observa un aumento significativo en el Grupo Socioeconómico Bajo.

Ahora bien, en lo que respecta a la evaluación efectuada a los 2° medios, es importante considerar que los puntajes promedio nacionales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA