Proyecto de Ley Num. 14570-05 de C. Diputados, de 3 de Septiembre de 2021 (Promueve la competencia e inclusión financiera a través de la innovación y tecnología en la prestación de servicios financieros) - Proyectos de Ley - Iniciativas legislativas - VLEX 875507965

Proyecto de Ley Num. 14570-05 de C. Diputados, de 3 de Septiembre de 2021 (Promueve la competencia e inclusión financiera a través de la innovación y tecnología en la prestación de servicios financieros)

Número de expediente14570-05
Fecha de última tramitación 8 de Septiembre de 2021
Fecha de apertura 3 de Septiembre de 2021
Situación actualPrimer trámite constitucional (C.Diputados)
Cámara de origenC. Diputados
EtapaEn tramitación
Tipo de proyectoProyecto de Ley

MENSAJE DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA CON EL QUE INICIA UN PROYECTO DE LEY PARA PROMOVER LA COMPETENCIA E INCLUSIÓN FINANCIERA A TRAVÉS DE LA INNOVACIÓN Y TECNOLOGÍA EN LA PRESTACIÓN DE SERVICIOS FINANCIEROS.___________________________________Santiago, 03 de septiembre de 2021MENSAJE Nº 172-369/ * Honorable Cámara de Diputados:* A S.E. EL PRESIDENTEDE LA H.CÁMARA DEDIPUTADOS.En uso de mis facultades constitucionales, someto a vuestra consideración el presente proyecto de ley para promover la competencia e inclusión financiera a través de la innovación y tecnología en la prestación de servicios financieros.FUNDAMENTOS DEL PROYECTO DE LEY* Fenómeno global de transformación digital en la prestación de servicios financieros basados en tecnología.La incorporación de tecnología e innovación en la prestación de servicios financieros es algo recurrente en el desarrollo de dicha industria. Sin embargo, en los últimos años se aprecia una aceleración relevante en la digitalización de tales servicios, que están transformando la forma de provisión de los mismos a nivel global, lo que se ha potenciado aún más en el contexto de la pandemia global causada por COVID-19.En la última década se advierten innovaciones relevantes y el surgimiento de nuevos modelos de negocios, canales, aplicaciones, procesos o productos como resultado de la aplicación de tecnología financiera y el nacimiento de nuevos proveedores tecnológicos ("Fintech"), con impacto relevante en servicios relacionados a pago, créditos, financiamiento, gestión de finanzas personales, seguros, entre otros (Financial Stability Board, 2017).Así, la prestación de servicios financieros por medios digitales, tecnológicos o innovadores ha experimentado un crecimiento sostenido en los últimos años, ya sea por parte de actores ya existentes en el mercado financiero o a través de nuevos actores. Dicha tendencia es posible verificarla tanto local, como internacionalmente.El potencial disruptivo y transformador de la innovación financiera ha dado lugar, entre otras iniciativas, a la Agenda Bali sobre Fintech impulsada por el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial para orientar a los países a aprovechar las oportunidades y los beneficios derivados de los rápidos avances en el área de las tecnologías financieras y, a la vez, gestionar los riesgos que conllevan. (Agenda Bali Fintech, FMI, BM, 2017). Asimismo, se han emitido recomendaciones por organismos internacionales y asociaciones de reguladores, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), Banco de Pagos Internacionales (BIS), el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS), Grupo de Acción Financiera (FATF), entre otros. A nivel regional, nuestro país adhirió en 2018 a los "Principios orientadores para la regulación Fintech" desarrollados entre los países miembros de la Alianza del Pacífico.Este fenómeno ha sido objeto de atención por parte de las autoridades en distintas jurisdicciones y por parte de organismos internacionales, con la finalidad de potenciar los beneficios que la prestación de tales servicios puede generar, como asimismo para abordar adecuadamente eventuales riesgos.En particular, se ha concluido que la prestación de servicios financieros por estos medios tiene el potencial de generar, entre otros, los siguientes beneficios: (i) facilitar el ingreso de nuevos actores al mercado financiero, incorporando más competencia y una disminución en los precios de productos o servicios financieros; (ii) promover la innovación y la creación de nuevos productos o servicios financieros que permitan responder a una mayor cantidad de necesidades de los consumidores; (iii) generar mayor inclusión financiera a través de productos y/o servicios financieros dirigidos a sectores de la población que se han visto históricamente desatendidos por el mercado financiero tradicional; y (iv) mejorar, a través de nuevas tecnologías, la predicción de las características y necesidades de los clientes, permitiendo que los productos y servicios ofrecidos se ajusten más a estas.Como lo ha destacado la OCDE, la disrupción digital tiene un gran potencial de mejorar la eficiencia e innovación en la provisión de servicios financieros, mejorar la diversidad en oferta de servicios y promover un sistema financiero más competitivo que permite extender el alcance del mercado, atender las necesidades de los segmentos de la población no atendidos, reducir los costos de la intermediación financiera y contribuir a aumentar la inclusión financiera (OCDE, 2020).De los beneficios recién expuestos, es de particular relevancia para nuestro país, la capacidad de avanzar hacia una mayor inclusión financiera enfocada en el acceso y uso de productos y servicios financieros por amplios segmentos de la población, ámbito en el que aún se aprecian brechas en términos de acceso a financiamiento, medios de pago electrónico, alternativas de ahorro y seguros, entre otros, por parte de Pymes, mujeres, migrantes. Hay evidencia que señala que un 58,3% de las Fintech, reporta tener entre sus clientes a personas o empresas no bancarizadas o sub-bancarizadas. Un 50% atiende a personas o Pymes bancarizadas, y de las plataformas que ofrecen créditos, un 71% ofrece servicios a Pymes no bancarizadas.Por otro lado, las cuarentenas y restricciones a la movilidad producto de la pandemia ocasionada por el COVID-19, han suscitado un escenario en el que la utilización de servicios digitales, tecnológicos e innovadores se ha visto acelerada, haciendo más urgente la existencia de un marco legal para aquellas entidades que presten los servicios en cuestión. Asimismo, la resiliencia que estos actores han demostrado al reportar un crecimiento transversal durante la crisis sanitaria, los postulan como actores relevantes de la reactivación en materia económica y de empleo que se avecinan en los próximos años (un 60% de las Fintech aumentaron el número de clientes como resultado de la pandemia).A nivel internacional también se ha destacado el rol que estos nuevos modelos de negocio pueden cumplir para ayudar a segmentos más vulnerables de la población a recuperarse de los impactos económicos de la pandemia, proveyendo acceso básico a servicios como pagos, créditos, seguros y pensiones en forma digital y por lo tanto pueden ser fundamentales en una etapa de reactivación económica.En Chile se ha visto que este tipo de emprendimientos Fintech, han experimentado un crecimiento de un 38% anual si se lo compara con el número de emprendimientos de tecnología o innovación financiera observados en el año 2019. Esto, a través de modelos de negocios vinculados a medios de pago, préstamos a personas y empresas, plataformas de gestión de finanzas personales y empresariales, gestión de inversiones, seguros, entre otros, con un foco relevante en atender segmentos de la población aun no bancarizados o subatendidos por el sector financiero.Por su parte, la tasa de adopción de servicios Fintech por parte de los consumidores alcanzó un 66% en Chile, ubicándose por sobre la media de 64% observada en un estudio que incluía 27 mercados en su análisis.Con todo, en el plano normativo, el desarrollo de emprendimientos Fintech y la incorporación de nuevas tecnologías se enfrentan a la ausencia de un marco regulatorio que aborde en forma específica este tipo de productos y servicios y regule adecuadamente los potenciales riesgos. Lo anterior, hace necesario contar con un marco regulatorio idóneo para los modelos de negocio Fintech en el mercado local, que recojan y potencien las particularidades de los mismos a través de una regulación que logre un adecuado balance entre promover innovación financiera, competencia y otros objetivos de política pública como la preservación de la confianza y fe pública, la estabilidad financiera, la inclusión financiera y la protección de los inversionistas y asegurados, como lo ha planteado el Banco Central en sus recientes informes de estabilidad financiera, la Comisión para el Mercado Financiero en su propuesta formulada al Ministerio de Hacienda conforme a sus atribuciones legales, y estudios recientes elaborados por la Comisión Nacional de Productividad.El proyecto se plantea como una ley marco que establece principios regulatorios orientados a promover y facilitar la adopción de tecnología para promover innovación financiera, el ingreso de nuevos actores y mayor competencia, así como el desarrollo de nuevos productos y servicios financieros con mayor alcance para llegar a personas y empresas subatendidas. Se otorga a la Comisión para el Mercado Financiero un mandato claro para la regulación y supervisión de estas nuevas actividades, bajo principios de proporcionalidad basada en riesgos, modularidad en los servicios prestados y neutralidad tecnológica. Al plantearse como una ley marco se visualiza que, considerando el dinamismo del mercado y los avances tecnológicos, es probable que a futuro se requieran nuevas modificaciones al marco legal para ir incorporando nuevos modelos de negocio relevantes u otros ajustes a las normas vigentes. * Sistema de Finanzas Abiertas como condición habilitadora para potenciar la innovación, competencia e inclusión financiera.Una de las principales barreras de entrada al mercado que enfrentan los proveedores de servicios financieros y las Fintech son las asimetrías de información existentes respecto de la información financiera de los clientes, lo que limita la potencialidad de los beneficios que los consumidores pueden obtener a través de las nuevas tecnologías. La imposibilidad de acceder a dicha información, controlada por los actuales actores del mercado, les impide ofrecer servicios a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR