Sentencia nº O-61-2018 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 6 de Diciembre de 2018 - Jurisprudencia - VLEX 748893161

Sentencia nº O-61-2018 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 6 de Diciembre de 2018

Fecha de Resolución 6 de Diciembre de 2018
Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago

RUC : 18-4-0077852-K

RIT : O-61-2018

MATERIA : INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS ACCIDENTE DEL

TRABAJO

DEMANDANTE : J.L.G.S.

DEMANDADO : V.H. MANUFACTURA DE TUBOS DE ACERO S.A

Santiago, a seis de diciembre de dos mil dieciocho.

VISTOS, OIDOS LOS INTERVINIENTES Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que compareció J.L.G.S., operador de máquina cortadora, domiciliado en calle A.N. 681, OF 609, Comuna de Santiago, quien deduce demanda en juicio del trabajo de aplicación general en contra de V.H. MANUFACTURA DE TUBOS DE ACERO S.A., empresa representada por M.R.V., empresario, ambos con domicilio en calle Renca N9 2057, Comuna de Renca.

Indica que con fecha 02 de enero del año 1996 ingresó a trabajar a la empresa V.H. MANUFACTURA DE TUBOS DE ACERO S.A., bajo vínculo de subordinación y dependencia desempeñando distintas funciones durante la vigencia de la relación laboral, siendo el último cargo el de operador de máquina cortadora, con una remuneración de $930.000.

Señala que las labores habituales correspondían efectuar la operación de una máquina industrial de grandes dimensiones denominada “S.”. Esta operación debía realizarla junto a otros dos compañeros de trabajo, teniendo cada uno a cargo una sección de la máquina, ya que la maquina S. corresponde a una máquina de operación continua, de grandes dimensiones, que mecánicamente va cortando grandes rollos de metal (bobinas) de aproximadamente 12 toneladas de peso cada una. Los rollos metálicos van pasando por una serie de procesos continuos al interior de la máquina, la que los va cortando y extendiendo, para finalmente quedar en bobinas o rollos de menores dimensiones.

El día del accidente, esto es el 27 de julio del año 2013, ingresó a trabajar en horario habitual y se dispuse a realizar sus labores de operador de máquina cortadora junto al compañero de trabajo, ya que llevaban un par de meses operando la máquina cortadora solo ellos dos, porque el otro operador de máquina había sido asignado a otra función, sin que se asignara en dicha labor a otro trabajador, lo que le significaba a él y al compañero tener que realizar mayor cantidad de labores en la operación de esta máquina industrial, en las cuales no tenían la suficiente habilidad. Aproximadamente a las 11.00 horas del día del accidente le correspondió efectuar el corte y sellado de bobinas en la máquina Sliter, para ello debió posicionarse en la parte final del proceso de producción, debiendo colocar una cinta adhesiva al final de cada rollo de metal, para hacer esto debía tomar con sus manos la parte final del rollo metálico y sostenerlo para lograr ajustarlo para poder colocar la cinta adhesiva, fue así, que en momentos en que se encuentra sosteniendo con su mano izquierda la parte final del rollo metálico el guante de su mano izquierda se enganchó con parte del rollo metálico, ya que la maquina a pesar de encontrase detenida siguió con un impulso de movimiento, por lo que su mano izquierda quedo aprisionada entre el rodillo de la máquina, pudiendo solo liberarla al rebobinar el rodillo, por lo que permaneció con la mano aprisionada por un par de minutos.

Una vez que logró liberar su mano se dirigió hacia las oficinas administrativas de la empresa, lugar donde se encontraba su supervisor, a quien informó del accidente, siendo trasladado hasta la agencia de la Asociación Chilena de Seguridad de Quilicura, lugar desde donde fue derivado en ambulancia hasta el hospital clínico de dicha institución de la comuna de Santiago por la gravedad de la lesión que presentaba en la mano izquierda la que había resultado destrozada producto del atrapamiento. Una vez que ingresó al Hospital Clínico de la Asociación Chilena de Seguridad, ingresó directamente a pabellón, quedando hospitalizado por aproximadamente 5 días, periodo en el cual los médicos tratantes debieron amputarle el dedo meñique de la mano izquierda y las primeras falanges de los dedos de la mano. Luego de ello fue derivado al domicilio con reposo médico debiendo iniciar un largo y doloroso proceso de rehabilitación que consistió en tratamiento físico y kinesiológico, además de tratamiento psicológico y psiquiátrico, ya que debido a las lesiones que sufrió producto del accidente y la fuerte angustia que esto generó, también ha padecido trastorno de adaptación, pero a pesar de ello, lamentablemente las graves secuelas de este accidente son irrecuperables y lo acompañaran toda la vida.

Por lo anterior, por resolución N° B101/2015673 de fecha 14 de julio del año 2015 le otorgó un 50% de grado total de incapacidad, por amputación 5 rayo, amputación distal falanges distales dedo índice, medio y anular, puño incompleto, hipoestesia palmar 80% valor de la mano, trastorno por estrés postraumático, trastorno depresivo angustioso.

El accidente señalado anteriormente da cuenta de la falta total de cuidados y medidas de seguridad por parte de la demandada, V.H. MANUFACTURA DE TUBOS DE ACERO S.A, ya que el accidente descrito se produjo porque no existía un procedimiento de trabajo seguro para las labores que estaba desarrollando al momento de accidentarse; jamás fue capacitado formalmente para ejercer las labores que debía desarrollar al momento del accidente; la máquina industrial en la que se accidentó no contaba con protecciones en sus partes móviles, tampoco contaba con mantenciones adecuadas ya que de haber sido así, la maquina no hubiera seguido en movimiento a pesar de haberla detenido, lo que a todas luces es un procedimiento riesgoso; no existía supervisión adecuada, existiendo un completo desorden e informalidad en el trabajo que debía efectuar, en definitiva, no existía un procedimiento de trabajo seguro para las labores que estaba ejecutando al momento de accidentarme.

En el lugar donde estaba trabajando no existía procedimiento escrito o no escrito de cómo efectuar los trabajos en que se accidentó, ni respecto de las medidas de seguridad que debían adoptar al tener que trabajar en una máquina industrial, debiendo realizar las labores de colocación de cinta de manera manual sin contar con herramientas auxiliares que evitaran que las manos se vieran expuestas al riesgo de atrapamiento. No existía ningún tipo de procedimiento formal para trabajar, ni menos de trabajo seguro para precaver accidentes del trabajo en las funciones que estaba desarrollando al momento de accidentarse.

La demandada, V.H. MANUFACTURA DE TUBOS DE ACERO S.A, no le proporcionó las medidas adecuadas de seguridad para efectuar el trabajo al momento de accidentarse. No puede aceptar ni creer que nadie haya previsto el peligro existente al trabajar en esas condiciones, toda vez que tomar precauciones era obligación de la demandada, así como también, supervisar todos los procedimientos de trabajo que debían efectuar día a día.

Luego del accidente, fue finalmente atendido en la Asociación Chilena de Seguridad, quien calificó este siniestro como un accidente del trabajo, otorgándole las prestaciones médicas de rigor y proporcionándome los subsidios por incapacidad laboral que me franquea la Ley N-16.744. En definitiva, sufrió amputación, quedando con la mano izquierda completamente inutilizable. La hipoestesia palmar que padece está clínicamente definida como la pérdida de la sensibilidad de la mano, la que en su caso abarca el 80%, esto significa que, no tiene sensibilidad al dolor, a los cambios de temperatura; o captar los estímulos táctiles de manera adecuada, por lo que se ve imposibilitado de utilizar su mano, la que solo cumple una función estética, ya que no tiene ningún tipo de funcionalidad, lo que lo ha transformado en una persona completamente dependiente de sus familiares, sobretodo de su mujer quien se ha dedicado durante este largo y doloroso tratamiento médico a sus cuidados. Cabe señalar, que una vez que fue dado de alta por la Asociación Chilena de Seguridad, debió asistir a curaciones y terapia físicas, las que en definitiva no dieron buenos resultados, ya que perdió completamente la fuerza, movilidad y sensibilidad de su mano izquierda, sufriendo no solo un grave daño funcional sino que también un grave daño estético en la mano, ya que las amputaciones a las que debió someterse en los dedos índice, medio y anular además de la amputación de su dedo meñique son apreciables a simple vista, por lo que lo ha transformado en una persona retraída socialmente por la vergüenza que le provoca el estado de su mano, padeciendo de trastorno de estrés postraumático y trastorno depresivo angustioso, padecimientos por los cuales he debido someterse a tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Además, sin perjuicio de que su mano dominante es la mano derecha, para efectuar sus labores de operador de máquina, requiere tener ambas manos en perfectas condiciones, ya que debo trasladar materiales, tomar herramientas y realizar un sin número de actividades dentro de las líneas de producción de aceros, lo que ya no podrá realizar atendida la grave lesión que sufre y que sufrirá hacia el futuro. Todos los daños señalados le dejaron secuelas e incapacidades permanentes determinándose por el organismo correspondiente una incapacidad total del 50%, por lo que sus posibilidades de trabajo son mucho más limitadas. Si a ello se le agrega el hecho que sufre de una lesión grave en una de sus extremidades superiores, que es una de sus herramientas de trabajo, las limitaciones a las cuales se enfrenta, le dejan en absoluta indefensión. Teniendo presente además que siempre ha desarrollado labores de operario.

El daño físico y psicológico lo mantiene con una angustia permanente. No puedo realizar las actividades normales a las que estaba acostumbrado antes del accidente, ni realizar labores u oficios ordinarios para el común de las personas, por lo que su capacidad laboral se encuentra limitada. En efecto, estas lesiones le han privado de las diversas satisfacciones de orden social, mundano y deportivas que normalmente benefician a un hombre de su edad y condición.

Este...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR