Sentencia nº O-3341-2016 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 23 de Septiembre de 2016 - Jurisprudencia - VLEX 683916909

Sentencia nº O-3341-2016 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 23 de Septiembre de 2016

Fecha de Resolución23 de Septiembre de 2016
Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago

Santiago, veintitrés de septiembre de dos mil dieciséis.

Vistos, oídos y considerando:

Primero: Que comparece C.E.V., abogado, domiciliado en Dr. Sótero del Río 541 of. 719, Santiago, en representación convencional de don RAÚL ORLANDO JOPIA JOPIA, cédula nacional de identidad N° 9.185.798-7, casado, 53 años de edad, conductor de buses, con domicilio para estos efectos en Dr. Sótero del Río 541, Of. 719, Santiago, e interpone demanda laboral en Procedimiento de Aplicación General, por cobro de indemnizaciones derivadas de accidente del trabajo, en contra de B.M.S.A., también conocida como METBUS, giro de su denominación, RUT N° 99.557.440-3, representada legalmente en virtud del artículo 4 º del Código del Trabajo por don J.P.Z., cédula nacional de identidad N° 6.350.882-9., ignoro profesión u oficio, ambos domiciliados para estos efectos en Moneda N° 1644. Expone que el actor sufrió un accidente del trabajo grave, de conformidad a lo dispuesto en el artículo 5 º de la Ley N° 16.744, con fecha 28 de Febrero de 2015, accidente fue provocado por la negligencia y falta del deber de seguridad y de cuidado por parte de la demandada BUSES METROPOLITANA S.A., en tanto empleadora del actor, por cuanto la demandada ha incumplido lo dispuesto en el artículo 184 del Código del Trabajo y en el contenido ético-jurídico del contrato de trabajo suscrito entre las partes

La relación laboral del Sr. Jopia con BUSES METROPOLITANA S.A (también conocida como METBUS), comienza el día 28 de febrero de 2007, desempeñándose como conductor de buses dentro de la Región Metropolitana, en los recorridos asignados por la empresa y en turnos rotativos de acuerdo a la programación asignada por la empresa. La remuneración mensual ascendía a $1.200.000 aproximadamente. El accidente que sufrió D.R.J., ocurrió el día sábado 28 de Febrero de 2015, aproximadamente a las 21:00 hrs., cuando se encontraba en el "terminal" de carácter improvisado, ubicado en plena calle Vital Apoquindo con Nueva Bilbao, de la comuna de Las Condes. En dicho lugar la empresa tenía habilitado un terminal o depósito de buses de carácter Informal, en plena calle, improvisado, sin ninguna medida de seguridad básica, sin iluminación, en donde los choferes de la empresa estacionaban las máquinas, tanto en la calle como en la berma, en donde había una garita, y desde donde empezaban los recorridos.

Explica que don R.J. había ingresado a eso de las 18 hrs. ese día, y estuvo esperando en este "depósito" la orden para salir, la que llegó a eso de las 20.50 hrs., para lo cual se le asigna una máquina, se dispone a prepararla, sube a ella, y luego se baja para dirigirse a la garita a buscar las planillas. Como la máquina estaba en plena calle al frente de la garita, tenía que cruzar la calle para acceder a la misma, por lo que desciende de su bus, da la vuelta por la zona frontal del vehículo, y cuando mira hacia la izquierda para ver si podía cruzar, lo embiste, desde la derecha otra máquina, en plena cabeza (le fracturó el cráneo), lanzándolo al suelo, en donde se vuelve a golpear (fracturándose la nariz), quedando inconsciente en plena vía pública, frente a la mirada atónita del compañero de trabajo que lo atropelló (don C.A.A.A. y otros colegas que estaban en la garita. El Bus que lo atropelló, tenía placa Patente CJRZ-90, M.M.B., y correspondía a la variante 518 de la empresa demandada (METBUS), y venía en dirección Poniente (hay una pendiente).

La lesión fue tan severa que tuvo a don R. 4 meses en la UCI de la Mutual de Seguridad, siéndole decretada un 70% de Incapacidad laboral permanente el día 16 de junio de 2016.

El accidente se produce por una serie de negligencias imputables a la empresa, especialmente inexcusables dado que ya había ocurrido, hace un año atrás, un accidente fatal en la misma intersección, en el cual falleció el chofer don F.B. (Q.E.P.D.), quien fue arrollado por su propia maquina (hay una pendiente en esta calle).

En efecto, la empresa había dispuesto en el lugar un terminal de carácter informal (por no decir clandestino) desde hace unos 5 años, en donde no había ninguna medida de seguridad propia de un terminal o depósito de buses, lugar de trabajo en donde por su naturaleza circulan personas y máquinas. En este lugar no había zonas demarcadas para el tránsito de peatones, ni señaléticas de seguridad. El lugar no tenía iluminación, y a la hora del accidente ya estaba oscuro, lo cual también fue un factor relevante. Tampoco había un sistema de mejoras de visibilidad en los puntos ciegos (por ejemplo espejo) o un señalero que apoye las tareas de conducción de los vehículos de la empresa. Por otro lado, no habían proveído a los choferes de ropa reflectante. Reinaba una informalidad absoluta y había una falta de supervisión y control generalizada en materia de seguridad laboral en el lugar del accidente.

Recién después del accidente se tomaron algunas medidas correctivas (un paso peatonal improvisado), que si se hubiesen implementado a tiempo habrían evitado la desgracia que cambió el rumbo de don R. para siempre (y habría salvado la vida del compañero fallecido anteriormente).

Posteriormente, a mediados del año 2015, la empresa inauguró un terminal de carácter formal, en un sitio contiguo al lugar del accidente, poniendo fin a esta situación irregular, que se mantuvo por varios años, y que fue denunciado en innumerables veces por choferes y vecinos del sector, como consta en varios organismos estatales y recogido ampliamente por la prensa nacional.

Presenta una gráfica de cómo ocurrió el accidente.

La Mutual de Seguridad calificó el siniestro como accidente de trabajo y le otorgó, al demandante, todas las prestaciones y beneficios que contempla la ley. El accidente sufrido fue muy grave y el diagnóstico médico constata las siguientes lesiones: tec grave cerrado complicado, fractura occipital derecha, fractura de bóveda craneal cerrada, contusión bifrontal, hematoma subdural laminar izquierdo, hemorragia subaracnoidea difusa.

Indica que después de un largo y tedioso tratamiento, que seguirá de por vida, la comisión médica de la Mutual de Seguridad resolvió que las secuelas son definitivas otorgándole a don R. un 70% de incapacidad laboral permanente, con fecha 16 de junio de 2016, por las siguientes secuelas: trastorno neurocognitivo posttec, trastorno orgánico personalidad, hipoacusia posttec. Para comprender las secuelas y sus alcances en la práctica debe tenerse presente que don R. padece de los siguientes problemas (entre otros) en su diario vivir: diariamente, cuando se desplaza, pierde el equilibrio, lo cual le genera constantemente el riesgo de caerse y sufrir otro accidente; le cuesta expresarse, habla de manera lenta y tiene problemas para procesar situaciones complejas; tiene depresión lo cual se manifiesta en varios planos, por ejemplo, tiene problemas para dormir, padece de cambios de ánimo drásticos (tristeza, agresividad); tiene una ansiedad constante: no controla el esfínter, tiene que usar lentes para ver (antes del accidente tenía un visión normal).

Como puede apreciar, S.S., el grave accidente le ha ocasionado un daño irreparable, con secuelas físicas, neurológicas v psicológicas enormes , estando definitivamente impedido de retomar su vida con normalidad.

Sostiene que la responsabilidad objetiva de la parte demandada Buses Metropolitana S.A. en el accidente laboral materia de autos se encuentra claramente configurada, a la luz de la descripción fáctica ya detallada. Del análisis de los hechos latamente descritos, se puede colegir el accionar culposo, negligente e imprudente, de la empresa demandada. La demandada no entregó a la víctima las condiciones mínimas de seguridad para el desempeño del trabajo que le era encomendado, ni tampoco se ocuparon en fiscalizar el cumplimiento de las disposiciones reglamentarias tendientes a brindar la protección a los trabajadores, exponiéndolo a este accidente al no disponer de un terminal o deposito formal y seguro, con el agravante que ya había ocurrido un accidente fatal previamente.

De esta suerte, queda clara la responsabilidad objetiva de la demandada tanto en el accidente del actor, como en las consecuencias directas del mismo; desde que no entregó a la víctima las condiciones mínimas para garantizar su vida e integridad física y síquica. Cita artículo 184 del Código del Trabajo, de la que colige el establecimiento como cláusula general de la obligación del empleador de "tomar todas las medidas necesarias para proteger efectivamente la vida y salud de los trabajadores". Deber que según la jurisprudencia implica "El sentido más amplio de protección, poniendo en la esfera de las responsabilidades del empleador el cumplimiento efectivo del precepto" (Corte de Apelaciones de San Miguel, 23 de Mayo de 2001. Revista de Derecho y Jurisprudencia, Tomo 98, sección 3 9 , páginas 103 y siguientes). D.F. expuesto concluye, asimismo, que la responsabilidad del empleador, en este ámbito, es de tipo objetivo.

En el mismo sentido, diversos fallos de la Corte de Apelaciones de Santiago señalan como de cargo del empleador "La necesaria y permanente adopción de todas aquellas medidas tendientes a evitar que en el lugar de trabajo, o con ocasión de él, se produzca un accidente que afecte la vida, la integridad física o la salud del trabajador " (Fallos lltma. Corte de Apelaciones de Santiago de fechas 25 de Noviembre de 1998, 19 de Enero de 1999, 30 de Diciembre de 1999. 17 de Enero de 2000, Gaceta Jurídica Números 221, 223,234 y 235).

Estima que el vocablo eficazmente contenido en el artículo 184 del Código del Trabajo, "apunta a un efecto de resultado" (Corte de Apelaciones de Santiago 30 de Diciembre de 1999, Gaceta Jurídica N g 234 páginas203 y siguientes), l o que implica necesariamente "resultados positivos" . Quedando de manifiesto que en el cumplimiento de la obligación de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR