Sentencia nº T-761-2015 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 15 de Enero de 2016 - Jurisprudencia - VLEX 683858601

Sentencia nº T-761-2015 de 1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, 15 de Enero de 2016

Fecha de Resolución15 de Enero de 2016
Emisor1º Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago

Santiago, quince de enero de dos mil dieciséis.

Vistos, oídos y considerando:

PRIMERO: Que, comparece don N.H.G., abogado, domiciliado en Huérfanos 1117 oficina 707, comuna de Santiago, quien en representación de don J.L.D.C.I.G., del mismo domicilio, e interpone demanda en procedimiento de aplicación general por Tutela de derechos fundamentales en contra de INVERSIONES TALAVERA LIMITADA, del giro de su denominación, representada legalmente por don HUGO EDUARDO FERNANDEZ DEL CANTO, desconoce profesión u oficio, ambos domiciliados en Estoril N°200, oficina 728, comuna de Las Condes.

Señala que con fecha 06 de junio de 2008 se suscribe contrato individual de trabajo de carácter indefinido entre las partes de autos, con el objeto de prestar el actor sus servicios personales bajo subordinación y dependencia en el trabajo de trabajador agrícola, desarrollando tales labores en Parcela n°8, El Refugio, comuna de Pirque, Santiago; que el contrato de trabajo no especifica de manera clara las funciones del actor, quedando estas supeditadas a la naturaleza de las funciones de trabajador agrícola (cuidar animales, velar por el buen funcionamiento de la parcela, etc); la jornada de trabajo era de 45 horas semanales distribuidas de lunes a viernes de 8:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00 y los sábados de 08:00 a 13:00, horario que de todas maneras habida consideración de la naturaleza de los servicios prestados, podía variar; que la remuneración percibida por el actor, para efectos del artículo 172 del Código del Trabajo, y de acuerdo a los comprobantes exhibidos en el comparendo de conciliación, asciende a $622.200.-

Señala que el actor recibió carta de aviso de despido el día 12 de agosto de 2015, la cual esgrime como causal legal del despido el artículo 160 N°7 del Código del Trabajo, esto es, “incumplimiento grave de las obligaciones que impone el contrato”. En cuanto a los hechos que fundarían la causal, el empleador señala en 14 puntos los hechos que determinaron el despido del trabajador y en cinco de los catorce puntos señalados en la carta de despido se le imputan de manera directa e indirecta diversos delitos tipificados por la ley penal nacional y en ninguno de los casos el empleador realizó denuncia de ningún tipo ante las autoridades competentes, sea Carabineros de Chile, Policía de Investigaciones o bien al Ministerio Público. Los puntos en que se acusa de delitos al actor son los siguientes:

Delito de maltrato animal, tipo penal contemplado en el artículo 291 bis del Código Penal. Con respecto a dicho delito, el empleador señala la siguiente imputación: 2. “Ha cometido actos de maltrato animal con caballos que pertenecen a Inversiones Talavera. En efecto, montando una yegua le cortó la lengua al usar el freno de palanca. Siempre se le pidió dar buen trato a los animales, en conformidad a la ley”

Así, al actor se le está imputando un delito y al respecto la empresa jamás denunció el hecho ante las instituciones correspondientes ni menos se ha querellado al respecto. Luego, la empresa no cuenta con facultades para imputar delitos sin antes existir un proceso penal que acredite la existencia del mismo, por lo tanto es evidente que se transgrede el derecho constitucional consagrado en el artículo 19 N°4 de la Constitución Política de la República referente al respeto y protección a la honra de la persona.

Cita al efecto diversa jurisprudencia y doctrina.

Refiere luego acerca del delito de injuria, prescrito en el artículo Art. 416 del Código Penal, aduciendo que el empleador se lo imputa de manera directa al actor en el numeral tercero de la carta de aviso de despido: “3. A los trabajadores D.N. y F.S. los ha tratado mal. Ha tenido con ellos actitudes déspotas, órdenes imperativas y menoscabos morales: gritos; a veces injurias como “oye huevón te dije que hicieras eso”. En este caso al actor nuevamente se le achaca un delito de manera directa, señalándose que comete el delito de injurias en contra de dos personas; D.N. y F.S.. Pues bien, siendo el delito de injuria un delito de acción penal privada y en concordancia con lo señalado en el artículo 55 del Código Procesal Penal, la acción (querella) de injuria sólo puede ser incoada por los afectados y a la fecha de presentación de ésta demanda jamás se le ha notificado querella alguna al actor sobre estas supuestas injurias, por lo tanto, el empleador nuevamente se arroga la facultad de imputar una figura penal al actor, sin siquiera existir proceso penal pendiente ni menos sentencia de un Tribunal penal que acredite el delito antes dicho. Con esto, sólo se logra un descrédito del personal, se afecta su fama y reputación al quedar frente a terceros como una persona grosera, déspota y maltratador, con lo cual se transgrede abiertamente el derecho constitucional a la honra señalada en el artículo 19 n°4 de la Constitución Política de la República.

Luego, señala la imputación realizada relativa al delito de apropiación indebida, el que se encuadra en el artículo 470 número del Código Penal, delito que se imputa de manera indirecta por parte del empleador al demandante en la carta de aviso de despido, es de forma indirecta porque no señala como en los casos anteriores que el actor haya cometido el delito “de apropiación indebida”, pero el tenor de las acusaciones es clarísimo, a saber: “Los ex trabajadores D.N. y F.S. señalaron que Ud. Hacía realizar trabajos a terceros en las parcelas, aumentando los precios para guardarse la diferencia. También señalaron que vendía a terceros pasto de propiedad de su empleador y reservado a caballos de ésta”

Así, se señala que el actor aumentaba precios para guardarse la diferencia, lo cual viene encuadrarse dentro del tipo penal de apropiación indebida, toda vez que el actor teniendo la administración de la faena, se guardaba diferencias de dineros que obviamente tenía la obligación de devolver. Al respecto jamás hubo investigación por los organismos competentes, ni denuncia ni nada que se le asemeje y el empleador de manera abrupta imputa una y otra vez delitos al actor, sin tener sustento de ninguno de ellos, con una liviandad tremenda, cosa que repudia nuestro ordenamiento jurídico. Se crea un descrédito del actor, quedando ante la sociedad como un verdadero delincuente que, en este punto específico, se apropia de lo que no le pertenece y se transgrede el derecho constitucional a la honra.

Luego añade que se indica “se supo por el ex trabajador Sr. S., que Ud. mandó a reparar la camioneta a su cargo. Por un trabajo que le cobraron $40.000. Ud. rindió un vale por $120.000 a la empresa”, en este punto nuevamente se le imputa un ilícito al actor en base a la figura legal de la apropiación indebida, señalándose que el actor se apropió de $80.000.- mediando un vale por un mayor valor al real, no señala la carta en que año ni mes ocurrieron los hechos, sólo señala que el actor se apropia de dineros de la empresa sin, nuevamente, iniciar algún tipo de acción administrativa (denuncias) o judiciales.

¿Qué obtenemos de tal imputación? Sólo se logra acrecentar la mala fama del actor. Ya no solo es un maltratador de animales, una persona déspota que injuria a sus compañeros de trabajo, sino que también se apropia mediante engaños de dineros de la empresa. Se transgrede el derecho a la honra.

Menciona otro hecho de la carta, “En enero de 2015, Ud. Me solicitó autorización para desmalezar las orillas de los cercos por un tercero, a quien pagaría $40.000.- Ud. Ordenó esa faena al trabajador don F.S., quien no se le pagó, por ser empleado, reteniendo el dinero”. Se argumenta aquí una retención de dineros por parte del empleador, lo cual calza con el delito ya tratado. Llama la atención que el empleador recién en el mes de agosto se haya enterado de tales supuestos hechos constitutivos de delitos por parte del actor, puesto que ya han transcurrido ocho meses desde la supuesta comisión de los mismos. Nuevamente un atropello al honor del actor, quien obviamente desconoce cualquier tipo de apropiación de ningún dinero. Al realizar esta imputación sin tener sustento alguno se transgrede el derecho constitucional a la honra.

Concluye que se está ante una infracción flagrante a derechos fundamentales del actor, específicamente al derecho a la honra contemplado en el artículo 19 N°4 de la Carta Magna, puesto que el empleador de manera liviana, sin ningún tipo de sustento jurídico y en base a testimonios de ex trabajadores, le imputa al menos tres delitos al actor, a saber, el de maltrato animal, el de injurias y el de apropiación indebida. En cada imputación que realiza el empleador no existe procedimiento judicial alguno que declare la concurrencia del ilícito, tampoco existen denuncian ante los organismos competentes tales como Carabineros, Policía de Investigaciones o bien el Ministerio Público, lo que viene a reafirmar esta liviandad de la empresa a la hora de imputar delitos sin siquiera ponerlos en conocimiento de las instituciones adecuadas. De la sola lectura de la carta de aviso de despido, se entiende que el actor sería una persona que maltrata animales, que es una persona “déspota” y que infiere injurias a sus partes y que hace de las apropiaciones de dinero o cosas ajenas algo común en su diario vivir, lo que no es más que un descredito a la honra, fama y dignidad del trabajador, máxime cuando estas acusaciones sólo tienen como base declaraciones de testigos, sin existir un debido proceso en ninguna de las imputaciones esgrimidas.

Por los hechos señalados que se solicita tener por acogida la presente demanda de Tutela de derechos fundamentales por infracción al Derecho Constitucional enumerado en el artículo 19 N°4 de la Constitución Política de la República, acogiendo las indemnizaciones que se señalarán en las peticiones concretas. Posteriormente, realiza un análisis de la normativa aplicable en la especie.

En cuanto al término de la relación laboral, reitera que el actor recibe carta...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR