Sentencia nº O-245-2013 de Juzgado de Letras del Trabajo de Valparaíso, 26 de Noviembre de 2013 - Jurisprudencia - VLEX 571043286

Sentencia nº O-245-2013 de Juzgado de Letras del Trabajo de Valparaíso, 26 de Noviembre de 2013

Fecha de Resolución26 de Noviembre de 2013
EmisorJuzgado de Letras del Trabajo de Valparaíso
ProcedimientoOrdinario

Valparaíso, veintiséis de noviembre de dos mil trece.

VISTOS OÍDOS Y CONSIDERANDO:

PRIMERO

Que don G.C.P., conductor, domiciliado en Julio Figueroa 664, Villa La Capital, ciudad de S.F., y don A.G. LÓPEZ, conductor, domiciliado en G.E.7., ciudad de S.F., interponen, dentro de plazo legal, demanda de declaración de existencia de relación laboral y cobro de indemnizaciones legales y prestaciones laborales en contra de su ex empleador EMBONOR S.A., representada por don E.R.S., factor de comercio, ambos con domicilio en Camino Internacional N° 13255, comuna de Con-Con, 5o Región. Fundan esta demanda en los siguientes antecedentes de hecho y derecho que pasan a exponer:

  1. CONSIDERACIONES PRELIMINARES El presente juicio tiene como base, para sustentar las indemnizaciones y prestaciones laborales que se reclaman, acreditar la existencia de relación laboral entre ambos demandantes con la demandada de autos.

    En este sentido, señalan que la detección de los elementos que constituyen una relación laboral es la tarea más característica del Derecho del Trabajo y sobre ella se han escrito océanos de tinta. Puede decirse que detectar una relación de trabajo subordinada es el origen de esta rama jurídica: permite identificar una prestación de servicios, de entre muchas otras, que por las características especiales que presenta queda sujeta a las normas jurídicas del trabajo. En propiedad, sólo una persona que labora para otra bajo subordinación y dependencia, es jurídicamente un trabajador en sentido estricto.

    La doctrina ha abundado en reflexiones sobre el contenido y alcance de cada uno de los elementos de la laboralidad y últimamente se ha retomado el tema desde la perspectiva de analizar cómo las nuevas formas de ocupación asalariada interpelan los indicios tradicionales que han permitido delimitar el ámbito de aplicación del derecho del trabajo por más de cien años.

    Sin embargo, una revisión de la jurisprudencia nacional sobre la calificación de laboralidad en las prestaciones personales de servicios, revela que en general ha persistido en ella un apego al esquema más tradicional. Hay, sin embargo, algunas situaciones que es útil considerar ya que se han sumado otras consideraciones a la aplicación directa del canon de indicios tradicionales de la laboralidad. Estas consideraciones agregan elementos especiales a la calificación judicial de una relación jurídico laboral, pero que con todo no se apartan del esquema tradicional de apreciar la subordinación y dependencia.

    En este sentido, cabe hacer presente que a partir del conjunto de indicios que permiten concluir la existencia de una relación laboral, es posible que en el proceso de análisis judicial algunos de ellos sean más determinantes que otros. Como se sabe, para ser calificada de laboral, es indispensable que una prestación de servicios esté caracterizada por tener como objeto servicios personales, ya sean intelectuales o materiales; efectuada bajo un vínculo de subordinación y dependencia; y que como retribución a los servicios prestados se reciba una remuneración determinada.

    Sin embargo, la subordinación y dependencia es el elemento determinante de la laboralidad. En efecto, claramente nuestra jurisprudencia se ha inclinado por destacar el rol protagónico de estos indicios en la calificación de una relación laboral, al considerar que los otros (servicios de carácter personal y remunerado) pueden darse también en otra clase de relaciones jurídicas de naturaleza civil o comercial.

    La Corte Suprema lo ha refrendado con claridad: "El elemento propio o característico del contrato de trabajo, el que lo tipifica, es (...) el vínculo de subordinación y dependencia. De este elemento, entonces, dependerá determinar si se configura una relación laboral que debe materializarse en un contrato de trabajo, puesto que los señalados en las letras a) y c) precedentes (que la prestación de dichos servicios la efectúe bajo un vínculo de subordinación y dependencia y que como retribución a los servicios prestados, reciba una remuneración determinada) pueden darse también en otra clase de relaciones jurídicas de naturaleza civil o comercial. Lo expuesto autoriza para sostener que, no obstante existir una prestación de servicios personales y una remuneración determinada, no se estará en presencia de un contrato de trabajo si tal prestación no se efectúa en situación de subordinación y dependencia respecto de la persona en cuyo beneficio se realiza."

    Pero, específicamente, ¿qué elementos pueden revelar la existencia de subordinación y dependencia en una prestación de servicios personales?

    En especial, se consideran sobre todo los indicios materiales que más directamente revelen una subordinación personal del prestador del servicio respecto de quien recibe y paga dicho servicio: la obligación de concurrir habitualmente al lugar de trabajo, el cumplimiento efectivo de un horario de trabajo y la subordinación patente al control, revisión y rendimiento del trabajo realizado, son muy valorados por nuestra jurisprudencia a la hora de decidir si existe o no una relación jurídico laboral.

    Para la Corte Suprema, por ejemplo, el vínculo de subordinación y dependencia debe materializarse en situaciones concretas como por ejemplo, la continuidad de los servicios prestados en la faena; la obligación de asistencia del trabajador; el cumplimiento de un horario; la obligación de ceñirse a órdenes e instrucciones dadas por el empleador; la supervigilancia en el desempeño de sus funciones; la subordinación a controles de diversa índole y la rendición de cuentas por el trabajo realizado.

    Por su parte, nuestra jurisprudencia ha reconocido que la subordinación que identifica a una relación laboral no puede ser uniforme en todos los contratos de trabajo; puede ser mínima en unos casos y muy estricta en otros, según las circunstancias y condiciones en que se presta el servicio. Esto lleva a la necesidad de que frente a prestaciones de servicios que presentan elementos propios de la subordinación y dependencia, pero atenuados, el juez deba considerar los indicios de laboralidad en su conjunto, de manera tal que pese a estar disminuidos algunos de ellos, la presencia combinada de todos le indique si aún persiste la naturaleza laboral del vínculo que origina la prestación de servicios. En el fallo antes citado, por ejemplo, los signos externos de subordinación y dependencia existentes pero atenuados, revelaron que el trabajador no tenía en la ejecución del servicio contratado la autonomía propia de un operario civil, y pese a la flexibilidad de horario de trabajo que existía igualmente la trabajadora tenía la obligación de cumplir horario.

    En otros términos, el concepto de subordinación o dependencia no ha sido definido por la ley y su significación se ha circunscrito casi exclusivamente a una de naturaleza jurídica entre empleador y trabajador, aun cuando en esos términos no sólo es propia de una relación laboral sino también de otras formas de vinculación, tanto civiles como comerciales, por lo tanto, se dificulta su caracterización para estos efectos. En el decir de los autores W.T.A. y P.N.F., "esta nota adquiere ribetes específicos en tanto cuanto se articula justamente con otras que caracterizan a la relación de trabajo, esto es, cuando se da en una relación jurídico-personal estable. En esta forma la subordinación se materializa por la obligación del trabajador, estable y continua, de mantenerse a las órdenes del empleador, sin quebrantamiento de su libertad, a efectos de la realización del proceso productivo" (Manual de Derecho del Trabajo, W.T.A. y P.N.F., Editorial Jurídica de Chile, Tercera edición, 1998). Agregan los autores que, jurisprudencialmente, en este aspecto de la relación laboral, se alude al poder de mando del empleador, reflejado principalmente en dos aspectos: la facultad de impartir instrucciones al trabajador y la prerrogativa de organizar y dirigir las laborales, lo que supone necesariamente, la fijación de horarios, cumplimiento de órdenes, fiscalización, etc.

    En síntesis, lo primordial para acreditar la existencia de una relación laboral es el vínculo de subordinación y dependencia, y en este sentido, como se verá y se acreditará en autos, en el caso de ambos demandantes la relación laboral es indubitada.

  2. ANTECEDENTES DEL CASO

    Demandante (1) G.C.P.

    Señala que comenzó a trabajar como conductor y vendedor para Embotelladora Andina S.A. el 1 de agosto del año 1981 en virtud de un contrato de trasporte.

    Las funciones que realizaba consistían en la distribución, venta, colocación de los materiales de publicidad en los puntos de ventas (merchandising) y recaudación de los dineros provenientes de las ventas diarias de los productos de dicha empresa, esto son, Coca-Cola, Fanta, Sprite y otras bebidas de fantasía.

    1. - En este sentido, cabe destacar que los productos eran cargados en la planta de distribución ubicada en la calle Gran Ahumada 186 de la ciudad de S.F. (de propiedad de Embotelladora Andina S.A.), para luego ser distribuidos y vendidos en los distintos puntos de venta ubicados en esa zona geográfica.

    2. - El año 1983 Embotelladora Andina S.A. transfiere a E.W. S.A. la planta de embotellamiento y las distribuidoras de su propiedad pertenecientes a la Quina Región, por lo que seguió prestando los servicios de distribución y venta en las mismas condiciones.

    3. - El año 1985 E.W.S. modifica el sistema de ventas separando las ventas respecto de la distribución misma de los productos. En efecto, crea un sistema denominado PRE-VENTA que se encuentra vigente hasta el día de hoy, mediante el cual los vendedores contratados directamente por la empresa visitan cada uno de los puntos de ventas ofreciendo el producto y una vez que ésta se concretase, correspondía efectuar la distribución al día siguiente. Lo anterior trajo como consecuencia una disminución en sus ingresos, es decir, un...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR