Sentencia nº O-72-2013 de 1º Juzgado de Letras de Los Andes, 16 de Mayo de 2014 - Jurisprudencia - VLEX 571040310

Sentencia nº O-72-2013 de 1º Juzgado de Letras de Los Andes, 16 de Mayo de 2014

Fecha de Resolución16 de Mayo de 2014
Emisor1º Juzgado de Letras de Los Andes
ProcedimientoOrdinario

ACTA DE LECTURA DE SENTENCIA

|FECHA |16/05/2014 |

|RUC |13-4-0043200-1 |

|RIT |O-72-2013 |

|MAGISTRADO |C.M.M. |

|ADMINISTRATIVO DE ACTAS |M.I.V. |

|HORA DE INICIO |13:00 |

|HORA DE TERMINO |13:05 |

|Nº REGISTRO DE AUDIO |13-4-0043200-1-89-2014051600 |

|PARTE DENUNCIANTE COMPARECIENTE | |

|ABOGADO | |

|FORMA DE NOTIFICACION | |

|PARTE DENUNCIADA COMPARECIENTE | |

|ABOGADO | |

|FORMA DE NOTIFICACION | |

|ACTUACIONES EFECTUADAS: |SI |NO |ORD |

|(HECHO DE HABERSE EFECTUADO O NO, Y SU ORDEN) |

|CONTINUACION DE AUDIENCIA | |X | |

|CERTIFICADOS TITULARIDAD DERECHOS | |X | |

|AUTORIZA PODER | |X | |

|SUSPENSIÓN ART. 426 INC. 3RO. Código del Trabajo | |X | |

|MEDIDAS CAUTELARES | |X | |

|INCIDENTE | |X | |

|CONCILIACION ART. 495 Código del Trabajo | |X | |

|RECEPCIÓN DE PRUEBAS OFRECIDA PARTES | |X | |

|PARTE DENUNCIANTE | |X | |

|1.- TESTIMONIAL DENUNCIANTE | |X | |

|2.- PERCICIAL DENUNCIANTE | |X | |

|3.- DECLARACION DE PARTE A SOLICITUD DENUNCIANTE | |X | |

|4.- OFICIOS REQUERIDOS POR DENUNCIANTE | |X | |

|5.- OTRA PRUEBA DENUNCIANTE | |X | |

|PARTE DENUNCIADA | |X | |

|6.- TESTIMONIAL DENUNCIADO | |X | |

|7.- DECLARACION DE PARTE A SOLICITUD DENUNCIADO | |X | |

|8.- OFICIOS REQUERIDOS POR DENUNCIADO | |X | |

|9.- PERCIAL DENUNCIADO | |X | |

|10.- OTRA PRUEBA DENUNCIADO | |X | |

|RECEPCION DE PRUEBA DECRETADA POR EL TRIBUNAL | |X | |

|OBSERVACIONES A LA PRUEBA PARTE DENUNCIANTE | |X | |

|OBSERVACIONES A LA PRUEBA PARTE DENUNCIADA | |X | |

|FIJA DIA Y HORA PARA NOTIFICACION DE SENTENCIA | |X | |

|SENTENCIA |X | | |PROCEDIMIENTO: Aplicación General

MATERIA: Indemnización de perjuicios por enfermedad profesional

DEMANDANTE: D.E.A.V. y otros

DEMANDADO: Codelco Chile División Andina

RUC: 13-4-0043200-1

RIT: O-72-2013

_________________________________________/

Los Andes, dieciséis de mayo de dos mil catorce.

VISTOS:

Que con fecha nueve, quince, veintitrés y veintinueve de abril pasados, ante este Juzgado de Letras del Trabajo de Los Andes, se llevó a efecto audiencia de juicio oral en la causa R.I.T. O-72-2013, R.U.C. 13-4-0043200-1, por demanda de indemnización de perjuicios por enfermedad profesional, seguida conforme al procedimiento de aplicación general, según las normas de los artículos 446 y siguientes del Código del Trabajo.

La demanda fue entablada por don R.R.R., abogado, domiciliado en Avenida Nueva Providencia 1480 oficina 52, Providencia, S. en representación de DELFÍN EDUARDO AGUILERA VÉLEZ empleado, domiciliado en Calle S. Allende N°78, V.E.B., Los Andes, H.R.A.C. empleado, domiciliado en la Portada N°25, V. Aduana, V.A., K.F.Á.F. mecánico, domiciliado en calle M.P.N.°1676, V.E.H., Los Andes, S.A.A.G. operarario, domiciliado en Pasaje 2, casa 762, Población hermanos C., S.F., E.E.A.A. empleado, domiciliado en Pasaje Norberto Santaelices N°930, V.S., Los Andes, L.E.B.L. empleado, mantenedor mecánico, domiciliado en las Juntas N°54, V.E.B., Los Andes, P.E.B.H. operador, domiciliado en San Horacio N°247, V. Minera Andina, Los Andes, S.M.C.M. operario, domiciliado en San Mario N°45, V. Minera Andina, Los Andes, P.P.C.A. empleado, domiciliado en Octavio Arellano N°87, V.E.H., Los Andes, E.E.C.P. empleado, domiciliado en calle Serrano N°205, La Palma 1, casa 11, Los Andes, R.O.C.G. empleado, domiciliado en Avenida Julio Montero N°2150, El Señorial, S.F., M.Á.C.C. empleado, domiciliado en Janequeo, N°167, V.L.G., Los Andes, J.E.C.S. electricista, domiciliado en Población Bernardo Cruz, calle J.D.N.°13, S.F., M.J.C.D. mantenedor mecánico, domiciliado en Población Santa Ángela número 248, V. El Encanto, Los Andes, F.C.O. empleado, domiciliado en calle A.P.N.°1037, L.L., C.M.F.L., empleado, domiciliado en calle I.D.N.°199, Cabildo, A.E.G. GUERRA empleado, domiciliado en calle N.A., V.E.S., Quillota, H.R.G.T. técnico mecánico industrial, domiciliado en calle T.N.°1732, Los Andes, D.C. MARCIAL MARCIAL mecánico, domiciliado en calle P.N.°1225, sector Miraflores, V.d.M., L.E.M.P. operario, domiciliado en R. Prado N°5345, Huechuraba, S., O.V.M.P. operador, domiciliado en pasaje Los Copihues N°44, Los Andes, J.M.M.C. operador, domiciliado en San Ulises N°556, V. Minera Andina, Los Andes, J.D.D.N.M. empleado, domiciliado en San Carlos N°279, V. Minera Andina, Los Andes, M.A.P.A. ingeniero eléctrico, domiciliado en mayor A.C.N.°1901, V.E.H., Los Andes, B.M.R.R. empleado, domiciliado en calle Combate Naval de Iquique N°1380, V.L.G., Los Andes, A.E.T.P. empleado, domiciliado en Pasaje G.A.J.N.°191, V.A. de Chile, Los Andes, T.A.V.M. operador, domiciliado en pasaje R.B.N.°197, V.A. de Chile, Los Andes, V.R.A.V.C. técnico mecánico, domiciliado en S. Allende N°72, V.E.B., Los Andes, C.A.V.R. operador, domiciliado en J.C.E.N.°1616, V.E.H., Los Andes, I.V.Á. empleado, domiciliado en calle A.P.N.°271, V. Los Portones, Los Andes, MARCO POLO V.A. técnico mecánico, domiciliado en calle H.H.N.°275, V.E.H., Los Andes y URBANO A.V.S. empleado, domiciliado en calle Combate Naval de Iquique N°1299, V.L.G., Los Andes, en contra de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco) División Andina, empresa del giro de su denominación, representada legalmente por don R.P.C., ingeniero civil en minas, ambos domiciliados en Avenida Santa Teresa 513, Los Andes.

CONSIDERANDO:

  1. - Que R.R.R. viene en deducir demanda en representación de DELFÍN EDUARDO AGUILERA VÉLEZ, H.R.A.C., K.F.Á.F., S.A.A.G., E.E.A.A., L.E.B.L., P.E.B.H., S.M.C.M., P.P.C.A., E.E.C.P., R.O.C.G., M.Á.C.C., J.E.C.S., M.J.C.D., F.C.O., C.M.F.L., A.E.G.G., H.R.G.T., D.C. MARCIAL MARCIAL, L.E.M.P., O.V.M.P., J.M.M.C., J.D.D.N.M., M.A.P.A., B.M.R.R., A.E.T.P., T.A.V.M., V.R.A.V.C., C.A.V.R., I.V.Á., MARCO POLO V.A., y URBANO A.V.S. por indemnización derivada de enfermedad profesional en contra de CODELCO CHILE DIVISIÓN ANDINA representada legalmente por R.P.C. a fin que se condene a las demandadas a indemnizar a los actores en la suma total de $4.890.000.000.- por daño moral o la suma que determine el tribunal, determinando las que correspondan a cada actor en particular, con reajustes intereses y costas.

    Funda su acción en que, en cuanto a la relación laboral de los actores, en que desde el ingreso de cada uno de sus representados a prestar servicios bajo vínculo de subordinación y dependencia, para Codelco Chile División Andina, mediante modalidad de contrato indefinido, se desempeñaron ejerciendo servicios en distintas funciones en los niveles interiores de la Mina Subterránea de Codelco Andina, ubicada al interior del campamento Saladillo, sector R.B., Provincia de Los Andes. Agrega que en la gran mayoría de los sectores de la mina subterránea donde se desempeñaron sus representados, según se expondrá en algunos caso por más de 30 años, el nivel de polvo sílice era muy alto, muy superiores a los niveles permitidos por la norma sobre condiciones ambientales en lugares de trabajo establecidas por la legislación chilena, constituyendo estos sectores como un foco generador de enfermedades profesionales de tipo pulmonar, todo lo cual generó a cientos de trabajadores la incurable y fatal neumoconiosis. Es preciso señalar, dice, que en la mayoría de los casos, sus representados comenzaron a prestar servicios para la demandada a muy temprana edad, debiendo aprobar todos ellos como condición previa e indispensable para ser contratados, un examen médico ocupacional en los que fueron declarados sanos y aptos para las labores mineras, según las normas de contratación de la demandada. Sin perjuicio de lo anterior, con el transcurso de los años, sus representados fueron adquiriendo y desarrollando la silicosis, una enfermedad grave e incurable, la cual fue adquirida acumulativamente durante el transcurso de la prestación de los servicios que realizaban sus representados en la mina subterránea de la División Andina de Codelco Chile, según se expuso, y que tuvo su origen en la evidente negligencia de la demandada en materia medio ambiental. Indica que hoy demanden 32 trabajadores activos que padecen esta enfermedad no es una casualidad y demuestra la desidia y desinterés que la empresa ha tenido por su capital más importante: sus trabajadores. Dice que cuantas demandas existen de ex trabajadores que reclaman de la demandada la falta de adopción de medidas efectivas en la seguridad y medio ambientales. Hoy, sus representados con los riesgos que implica demandar a su actual empleador, quieren que de una vez por todas no existan en la División ni en la Corporación más enfermos profesionales, y que el daño que se les ha ocasionado sea justamente indemnizado. Cabe tener presente que en los años en que la mayoría de sus representados comenzaron a trabajar para la demandada no existía ni se había generado una conciencia social y ocupacional respecto del grave daño que esta enfermedad originaría en la salud de los trabajadores, situación que en todo caso estaba o debió estar en perfecto conocimiento de la demandada, ya que desde ya hace bastantes décadas, existe una obligación legal de protección que pesa sobre el empleador. Indica que sus representados, varios de ellos que ingresaron en los años setenta, ochenta y principio de los noventa, realizaban sus funciones para la demandada en los años en que más contaminación ambiental existió en la Mina, esto es la década de los noventa, en esta década se produjo fundamentalmente el proceso de expansión de la mina subterránea, periodo en el cual se hizo trabajar a los mineros en condiciones ambientales que superaban con facilidad los niveles máximos de polución permitidos por el Reglamento Sobre Condiciones Sanitarias y Ambientales Básicas en los lugares de Trabajo (D.S. 594/2000) para actividades mineras. En efecto, agrega, las distintas mediciones ambientales, denominadas aforos, demuestran que cientos de trabajadores fueron expuestos a la exposición de agentes físicos contaminantes que sobrepasaban los niveles establecidos como límites ponderados permisibles (LPP). Esta dramática situación es de total y exclusiva responsabilidad de la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR